Las milagrosas propiedades de la miel

propiedades de la miel

Las abejas y la miel cruda aparecieron en la Tierra mucho antes que el ser humano, en el periodo terciario,  hace aproximadamente unos sesenta millones de años. Existen evidencias de la convivencia con los hombres en la época Prehistórica, como demuestra una pintura prehistórica de hace unos 15 000 años, que se encuentra en la cueva de la araña en Valencia (España), demostrando que ys en esa época los hombres ya se aprovechaban de las propiedades de la miel.

Posteriormente, la miel, un producto descrito como “alimento de dioses” ha sido utilizado y consumido en civilizaciones posteriores: en Egipto se encontró una vasija de miel en perfecta condiciones de consumo, en una tumba construida hace 3 000 años; en la Antigua Grecia era recomendada por Hipócrates como alimento fortificante que prolongaba la vida; la antigua China era consumida por las clases adineradas.

Durante la  II Guerra mundial, los pilotos del ejército del aire fueron alimentados con grandes cantidades de miel en cada misión, cuando sus aviones viajaban a 12 Km sobre el nivel del mar, a unas temperaturas alrededor de los 15° bajo cero. Condiciones extremas, en las que el cuerpo humano no puede sobrevivir sin un adecuado o suficiente de suministro de oxígeno y mantenimiento de temperatura corporal. Sin embargo, su dieta rica en miel, les proporcionó un control sobre su nivel de energía del cuerpo y del cerebro, perimitiéndoles sobrevivir y realizar con éxito sus obligaciones.

Más sobre este tema en: Miel cruda sin pasteurizar

¿Dónde comprar miel cruda?

En nuestra tienda física del Cortijuelo de San Benito en Las Rozas de Madrid o en nuestra tienda online, puede encontrar más de 20 tipos de mieles españolas , y próximamente también europeas, donde puede degustarlas y probarlas. Además, en cada ficha de cada tipo de miel, encontrará una descripción de cada tipo de miel, donde se especificará la siguiente información: procedencia, aroma, sabor, sensaciones en la boca, propiedades específicas de cada miel y maridaje. Entre las variedades de miel que ofrecemos están las comunes de azahar, miel de brezo, lavanda, miel de romero y tomillo, y otras más escasas como la de manuka, cilantro, limón, níspero, etc. De las españolas tenemos casi todas, algunas no las traemos por su poco valor culinario.

La miel cruda también la puede encontrar en otras tiendas especializadas de miel, herbolarios, tiendas gourmet y grandes superficies. Si la compra el grandes superficies, asegúrese comprar una miel de calidad, pues la mayoría de ellas son de procedencia extranjera, están pasteurizadas, mezcladas y adulteradas. Para más información de como comprar una miel cruda de calidad, puedes leer: Donde comprar miel pura o cruda de calidad

panal de miel de abeja

Foto 1: Panal de miel

Composición de la miel:

La miel es una sustancia constituida, principalmente, por azúcares, fructosa y glucosa, y en menor medida por minerales (potasio, calcio, sodio, magnesio, silicio, hierro, fósforo, etc Oligoelementos Zinc, molibdeno, yodo, etc.), vitaminas (Vitaminas B2, ác. Pantoténico, niacina, tiamina, B6, C, K, Ác. Fólico, biotina), aminoácidos y bioflavonoides, aunque su composición depende de muchos factores, tales como: especies cosechadas, naturaleza del suelo y estado fisiológico de la colonia.

Otras caracerísticas de la miel

  • Color:

La miel presenta colores desde blancos hasta pardos oscuros llegando al negro, encontrándose incluso mieles amarillentas, rojizas o verdosas. Sin embargo, los colores más comunes van de castaño oscuro al ámbar. Además, las mieles cuando cristalizan o solidifican pierden color.

El color de la miel no indica su calidad, sino su procedencia. Las mieles oscuras, como la de miel de brezo, proceden de los mielatos y las mieles claras, como la de miel de romero, del néctar de las flores. Cuando la miel es oscura, la miel tiene un elevado contenido en fosfato de calcio, hierro, bioflavoniodes y vitamina B y C. Estas mieles son ideales para niños y estudiantes y para personas que sufren de anemia. Las mieles más claras, son ricas en vitamina A y antioxidantes.

  • Aroma, sabor y textura:

Existe una gran variedad de aromas, sabores y texturas de las mieles, dependiendo de la materia prima con la que las abejas lo hayan elaborado.

Las mieles elaboradas con mielatos son menos dulces, debido a que contienen notas saladas de los minerales, que enmascaran el dulzor de la miel. Dentro de estas mieles elaboradas con mielatos, se encuentra un gran abanico de aromas, sabores y texturas según la procedencia de los mielatos y la concentración y tipo de minerales.

Las mieles elaboradas con el néctar de las flores, son en general más dulces, aunque se encuentran excepciones, como la miel de Madroño. Cada néctar de cada variedad de planta tiene aromas y sabores característicos y distintos, cuya función es la de atraer a los insectos, especialmente a las abejas, para llevar a cabo el proceso de polinización. Esta riqueza de néctares de las plantas junto al trabajo de las abejas obreras nos proporciona la rica variedad de aromas, sabores y texturas de las mieles.

  • Cristalización:

La cristalización es un fenómeno natural que sucede a casi todas las mieles, en el que la miel pasa de estado líquido a sólido. Esto es debido a que la miel es una solución supersaturada (elevado porcentaje de azúcar con relación a la cantidad de agua) y aumenta su estabilidad cuando precipita y pasa a estado sólido. En este proceso, la miel no pierde ninguna propiedad, sabor ni aroma.

La cristalización depende del porcentaje de azúcar y de la temperatura. Cuanto mayor contenido de glucosa y su temperatura ronde los 14 °C, la cristalización se acelera. También, esta puede ser estimulada al contener trazas de polvo, polen, cera, propóleos o burbujas de aire.

En el proceso de cristalización, lo que primero cristaliza es la glucosa y al hacerlo se expulsa agua, y este disminuye la concentración de la solución de los otros azúcares de la miel. De este modo, se forma una fase líquida con un mayor contenido de humedad. Esta puede contener pequeñas cantidades de levadura que favorecen la fermentación de la miel.

miel de eucalipto de Apícola Moreno

Foto 2: Miel cristalizada de eucalipto de Apícola Moreno

Propiedades de la miel:

La salud y el bienestar han sido temas que siempre han preocupado a la sociedad, y está preocupación se está acrecentando cada vez más, con la extensión y multiplicación de enfermedades, como la obesidad, cáncer, diabetes, problemas del sistema circulatorio…, todas ellas relacionadas con falta de ejercicio físico y malos hábitos de consumo. Por eso es fundamental, abandonar productos tratados industrialmente, faltos en vitaminas y nutrientes, que sólo nos aportan calorías y volver a productos naturales y frescos, sin manipular, como la miel, que nos aporten nutrientes, nos fortalezcan nuestro sistema inmune y eviten enfermedades.

Como indica la bióloga Gloria Havenhand en su libro, “Miel, la medicina natura” (Honey, Nature’s Golden Healer)

“Después de todo, una larga vida depende de la habilidad de no sufrir infecciones y enfermedades, y la miel potencia el sistema inmune, tiene propiedades antibacterianas y desinfectantes”.

La miel, uno de los alimentos más completos que se encuentran en la naturaleza, natural y lleno de nutrientes, posee las siguientes propiedades terapéuticas y nutricionales:

–        Fácil asimilación: Es un alimento de fácil asimilación por estar constituido por hidratos de carbono de cadenas cortas.

–        Favorece la asimilación del calcio y magnesio: Combinando el consumo de miel con algún suplemento de calcio, como el queso o el yogurt, se facilita la digestión y asimilación del calcio y magnesio.

–        Adelgazamiento: Al poseer mayor poder edulcorante que el azúcar.  Se necesita menor consumo de miel para la misma edulcoración de un alimento.

–        Fuente de energía: Fuente de energía de fácil y rápida digestión al ser azúcares pre-digeridos por las abejas. Estos azúcares van directos al torrente sanguíneo.

–        Infertilidad: Estimula el vigor sexual

–        Insomnio: tiene propiedades relajantes. Tomar un vaso de leche con miel antes de acostarse.

–        Acción antibiótica: tratamiento contra la faringitis, laringitis, rinitis, gripes.

–        Aumenta el contenido de hemoglobina de la sangre y el vigor muscular: Indicada para los que sufren astenia y estados de cansancio tanto físico como psíquico.

–        Estimula el sistema inmunitario y la formación de anticuerpos por su contenido en ácido ascórbico, magnesio, cobre y zinc.

–        Quemaduras: cura quemaduras y heridas, por las propiedades antibacterianas por su alta concentración de azúcares y su encima. La glucosa-oxidas, que provoca la liberación de agua oxigenada

–        Úlceras digestivas: la miel actúa contra la bacteria Helicobacter pylori, cuasnate de úlceras y gastritis

La miel en la cocina

La miel aparte de sus numerosas propiedades para la salud, tiene también una serie de propiedades culinarias:

–        Es un buen conservantes de alimentos, por ejemplo: si te ha sobrado algo de ensalada y no quieres que se te quede lacia, puedes añadirle al aliño una cucharada de miel y este mantendrá más tiempo la frescura de la ensalada.

–        Humectación: la miel contribuye a humectar los alimentos, en especial, los preparados de confitería tales como las masas.

–        Gratinación: ideal para gratinar carnes en el horno. Mezcla la miel con la canela, unta los muslos de pollo o chuletas con esta mezcla, y verás que excelente presentación y sabor.

Conservación:

Las  propiedades se alteran con la humedad, la luz, y el calor, por lo que es importante comprar miel fresca y almacenarla correctamente.

¿Cómo hacen miel las abejas?

La miel es un producto natural que procede de las plantas por intermediación de las abejas. La materia prima para su elaboración la constituye el néctar de las flores; una solución acuosa concentrada en azúcares, aminoácidos y minerales, producida por los nectarios de las flores; o los mielatos, excreciones de insectos succionadores de la savia de plantas.

Las abejas recolectan de las plantas el néctar y los mielatos, los almacenan en su buche, al mismo tiempo que se embadurnan de polen y llevan a cabo la polinización, transmitiendo el polen de flor en flor. En el buche de la abeja, la materia prima se mezcla con su saliva, que la fluidifica y la enriquece en enzimas, y con catalizadores bioquímicos que participan en la transformación de los azúcares de la miel. Una vez que la abeja ha llenado su buche, se desplaza a la colmena, con el fin de vaciar su contenido a sus compañeras, y estas se pasen la solución de una a otra hasta lograr un aumento de la concentración y la formación de la miel.

El proceso no acaba aquí, la miel se introduce en las celdillas para evaporar el agua hasta llegar a una concentración de azúcares de entre el 70 a 80%. Finalmente, la celdilla con la miel es cerrada con un opérculo para su posterior consumo.

 

Fuente:

El periódico el País

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *