Valencia, una provincia limítrofe con el mar Mediterráneo, destaca por su innovación y calidad en el sector de la alimentación, y el aceite de oliva mantiene un peso importante en este. Sus huertas, sus productos agrícolas dan alimento a gran parte de Europa, pues Valencia se sitúa en punto estratégico con un clima con pocas variaciones, por el efecto amortiguador del mar.

La climatología de toda la comunidad autónoma de Valencia es típica mediterránea, con veranos e inviernos suaves y precipitaciones moderadas en invierno.