La miel de Lavanda procede de las flores de la Lavanda, una planta perteneciente a la familia de las lamiáceas, La Lavanda es una planta que crece libremente, sin la mano del hombre, pero cuando se cultiva se la denomina espliego.

La Lavanda se cría principalmente en las laderas y collados pedregosos o rocosos de las dos Castillas. Florece en verano a partir del mes de junio de una forma muy homogénea en el tiempo y progresiva.

La miel de Lavanda se cosecha en verano aunque se ve muy afectada negativamente por los periodos de sequía y viento.

Nuestra miel cruda de Lavanda

La miel de Lavanda tiene un color ámbar o ámbar claro y es más clara cuanto más lavandín o Ajedrea (Satureja montana) tenga, y más oscura cuanto más mielatos tenga.

La miel de Lavanda, es una miel única por su alto contenido en sacarosa y maltosa, este último es un disacarido encontrado únicamente en la Lavanda que le da este aroma tan llamativo y delicioso. En boca dicha miel nos provoca unas sensaciones en la boca de gusto dulce y afrutado con notas ácidas, y cuando tiene presencia de mielatos, pueden aparecer ligeras notas saladas. Todas estas sensaciones son largas y potentes.

Beneficios y propiedades de la miel de Lavanda

La miel de Lavanda es una de la más deliciosa y con mayores propiedades beneficiosas para nuestra salud. A sus propiedades generales de una miel cruda de calidad; bactericida, antiséptica y cicatrizante se le unen otras más específicas provenientes de los componentes de la flor de la Lavanda.

Dicha miel está llena de propiedades beneficiosas. Primero, es utilizada tradicionalmente por su poder bactericida y antiséptico, indicada en uso externo para picaduras de insectos, quemaduras solares y heridas. Segundo, también tienen propiedades antidiarreicas y previene las gripes, bronquitis y resfriados. Tercero, debido a su alto contenido en hierro, tiene las mismas indicaciones que la miel de castaño, para personas que sufren anemia y por último, favorece el sueño, modera la irritabilidad, la agresividad y el estrés.

Recomendaciones de la miel de Lavanda

La miel de  Lavanda es una miel muy aromática y deliciosa como hemos indicado anteriormente. En el mercado no es de las más apreciadas por que se la suele asociar con ambientadores y perfumes, pero una vez que se prueba, se convierte en la más deseada.

La miel de Lavanda la recomendamos para maridar fritos, tanto salados como dulces y salsas de aves.

Indicaciones

La miel de Lavanda cristaliza a los pocos meses de una forma fina o gruesa dependiendo de los tipos de néctar que hayan pecoreado las abejas, es decir, que la compraremos probablemente cristalizada o en proceso avanzado de cristalización.

Procedencia

La miel de Lavanda la obtenemos del pueblo más famoso por su grandes extensiones de plantaciones de Lavanda, Brihuega, en Guadalajara.