La variedad de aceituna manzanilla se cultiva principalmente en Sevilla, Huelva y Extremadura, aunque nos encontramos producciones importantes en otras provincias como Toledo, Almería. A la variedad manzanilla se le suele añadir un apellido local, sevillana a la procedente de la provincia de Sevilla y Huelva y cacereña a la procedente de la provincia de Cáceres.

Esta variedad es ideal para la elaboración de aceituna de mesa, por menor rendimiento graso, pero también se puede emplear para la elaboración de aceite de oliva.