La aceituna es una fruta que proviene del olivo (Olea europeae). Las aceitunas se pueden consumir de dos maneras: enteras, tras un tratamiento físico o químico; o molidas, extrayendo su contenido graso, su aceite de oliva por medio de un proceso físico.