La miel de Paulownia, inédita en Europa, milenaria en China

Técnicos del proyecto europeo LIFE + Ecoglauca Ergon, un proyecto de investigación que tiene como objetivo el desarrollo de nuevos cultivos energéticos para su aprovechamiento en biomasa,  el control de la erosión en zonas de muy baja productividad y abandonadas, el desarrollo rural  y el desarrollo de cultivos para la captación de gases de efecto invernadero, han descubierto por casualidad la utilidad de un especie originaria del continente asiático, el árbol Paulownia, un árbol que además de producir gran cantidad de biomasa, es un árbol melífero, es decir, produce una gran cantidad de néctar y  polen, el cual las abejas pueden aprovechar para producir su miel.

Descubre más sobre las flores que polinizan las abejas en: Flores y abejas

Miel de Paulownia

La miel de paulownia es una miel no catalogada en Europa, pero que se lleva consumiendo en China y Australia desde hace milenios.

Un  técnico de este estudio descubrió, mientras hacía su inventario rutinario del cultivo de Paulownias en Navarrés, uno de los siete municipios de la comunidad de Valencia donde se está desarrollando dicho proyecto de investigación europeo, que muchas abejas iban a polinizar este árbol en búsqueda de su polen y néctar.

Tras observar estos hecho, el técnico pidió algún apicultor de Navarrés que colocase alguna colmena con el fin de observar el comportamiento de las abejas de las colmenas con las nuevas nuevas plantaciones de paulownia.  Descubrieron lo que ya se estaban imaginando, que las flores de dicho árbol eran muy deseadas por las abejas. Posteriormente se analizó la miel producida y se confirmó, que las abejas utilizaban el polen y néctar de los árboles de la paulownia para elaborar su miel.

La paulownia es originaria de China, Laos y Vietnan. Se cultiva desde hace décadas en Corea y Japón con fines comerciales y para regenerar suelos muy erosionados y contaminados.

Las paulownias son árboles caducifolios, nelos cuales florec y tienen su época de mayor crecimiento en primavera y verano, cubriendo sus copas muy tupidamente de hojas. Pueden llegar a crecer en un año hasta cuatro metros, e incluso más si se encuentra en condiciones muy óptimas. En otoño, las hojas se caen para prepararse al frío invierno, depositándose en el suelo. Estas pueden tener dos finalidades, dejarlas en el suelo para su descomposición y enriquecimiento, aumentando la cantidad de materia orgánica y el contenido de nitrógeno, pues son muy ricas en dicho elemento. O bien, pueden ser usadas para el ganado, tanto en verde como henificado.

El árbol de paulownia

El árbol pauolownia, es una gran oportunidad para los agricultores españoles. Primero, la madera que produce es de muy alta calidad y pudre con mucha dificultad. Por esta razón es muy valorada en la industria de la náutica y marítima.

Segundo, tiene un crcimiento muy rápido, probablemente sea el árbol con mayor crecimiento del mundo vegetal. Esto permite no tener que esperar hasta 10 o 20 años, como otros cultivos, para poder vender la madera. En 5 o 6 años, ya tiene el grosor necesario para su venta.

Tercero, como se ha indicado anteriomente, produce gran cantidad de follaje, permitiendo al agricultor tener beneficios anuales por la venta de este follaje, o bien o verde o henificado para el ganado.

Cuarto, gracias a su rápido crecimiento permite controlar y manejas suelos muy erosionados y pobres.

Los apicultores también sacan grandes beneficios de este nuevo cultivo, pues las flores de la paulownia son muy melíferas, es decir, producen gran cantidad de néctar y polen, fuentes para la elaboración de miel. La miel de paulownia es de gran calidad.

Otro de los beneficios de este árbol, es que al no ser una plantación con fines de recolectar el fruto no se le echan fitosanitarios durante la floración, permitiendo respetar a las abejas y no envenenarlas.

Características de la miel de paulownia:

La miel de palownian tiene un sabor muy remarcable, es una miel ligera y muy aromática. Su color y consistencia es parecida a la miel de acacia.

 

Fuentes:

El periódico Las Provincias: http://www.lasprovincias.es/

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *