Nuestras abejas se empiezan a defender

En al año 2004 llegó a Europa otra amenaza más para las abejas. Aunque no llegó a España hasta el 2010 y a día de hoy está por Burgos, la avispa asiática está aquí para hacer daños a todo el sector de la apicultura y la miel cruda. A los muy numerosos problemas de las abejas, sumamos este nuevo.

Si deseas descubrir más sobre la avispa asiática en España, te recomendamos el artículo La avispa asiática. En nuestra tienda de El Cortijuelo además encontrarás la mayor variedad de mieles de España: miel de azahar, miel de brezo, eucalipto, tomillo, romero, manuka…

Avispa asiática y las abejas

La avispa asiática que entro por el puerto de Burdeos, Francia, en el año 2004,  ya ha conquistado gran parte del territorio europeo, estableciéndose en Francia, Italia, Reino Unido y el norte de España. La introducción de este insecto exótico esá provocando pérdidas muy importantes a los apicultores de estas zonas, al eliminar a las abejas, reduciendo la producción de miel, y originando un daño enorme a nuestro ecosistema autóctono.

La avispa asiática, vespa velutina en su nombre científico, procede del continente asiático, como su mismo nombre lo indica. Esta avispa alimenta a sus crías con insectos, como: mariposas, hormigas, pulgones… y entre los insectos están las abejas melíferas. Las abejas de allí a diferencia de las europeas sí que han aprendido a defenderse por sí mismas.

La manera que tienen las abejas del continénte asiático para defenderse contras las avispas asiáticas consiste en lanzarse un grupo de unas 30 o 40 abejas sobre ellas y rodearla completamente, con el fin de subir la temperatura de la avispa hasta que provoque la muerte. Este método también mata alguna abeja, pero estas se sacrifican por el bien común de la colmena.

Las avispa asiática es un nuevo depredador paras las abejas europeas y estás últimas están aterradas. La avispa asiática es de mayor tamaño que ellas, y una sola es capaz de capturar entre 25 a 60 abejas al día. La avispa asiática mata a las abejas con rapidez y con poco esfuerzo, con un sencillo golpe de mandíbula. Según el Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales (Creaf) de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), la avispa asiática separa las partes del cuerpo de la abeja, para posteriormente formar una bola y trasladar la a la colmena, donde miles de larvas hambrientas esperan su alimento. Después que las avispas hayan matado a todas las abejas, ellas entran en la colmena y acaban con la miel, pues las adultas no se alimentan de las abejas, sino de miel.

Esta invasión de esta especie exótica está provocando daños importantísimos a los apicultores del norte de España y año tras año, la avispa asiática está avanzando hacia al sur. Un ejemplo de ello es el País Vasco, en la región de Pasaia Donibane, donde se calcula que este insecto provoco pérdidas del 30% en sus colmenas y no sólo pérdidas de abejas, sino también de miel. Las avispas asiáticas también causan daños a productos agrícolas, tales como flores, frutas y hortalizas.

Defensa natural de las abejas de la miel

Sin embargo, la situación empieza a cambiar, pues las abejas españolas están empezando a enfrentarse al problema y defenderse contras estas avispas, como se puede ver en el video siguiente publicado en yourtube por Cesar Galdo Paz.

En este video se ve como las abejas se enfrentan a las avispas asiáticas. Aunque las avispas asiáticas siguen cazando a las abejas que vuelven a su colmena.

Según un estudio del Creaf, las zonas óptimas de hospedaje de la avispa asiática son lugares húmedos y de temperaturas suaves, por esta razón se ha instalado tan rápidamente en la zona norte de España, especialmente Cataluña, País Vasco y Galicia. En las zonas más secas y áridas su adaptación es mucho más complicada.

 

Fuente:

El periódico La Información http://www.lainformacion.com/

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *