La miel de matalahúva, anis o matalauva procede de las flores de la planta del anis o matalahúva. Una hierba originaria del sur de Europa y la cuenca mediterránea, que ha sido utilizada desde siglos como planta culinaria y medicinal.

En la gastronomía es muy empleada tanto como condimento en la panadería y repostería y para elaborar la conocida bebida alcohólica llamada anís.

Nuestra miel cruda 

La miel de anís tiene un color ámbar rojizo. Su aroma es suave y recuerda muchísimo al aroma de la bebida del anís. Este aroma tan característico se debe a un compuesto que se encuentra en el anís llamado anetol.

Beneficios y propiedades

La miel de anis posee las propiedades de cada miel; bactericida, antiséptica y cicatrizante. Componentes específicos del anís le proporcionan además propiedades digestivas y también es muy indicada como expectorante.

Recomendaciones de la miel de matalahúva:

La miel de matalahúva es ideal para elaborar cócteles y acompañar orujos. Así como en las tostada del desayuno.

Indicaciones:

Nuestra miel de anis no ha sido ni pasteurizada ni manipulada. Por esta razón, nuestra miel la puede encontrar en estado sólido o en proceso de cristalización.

Procedencia:

Nuestra miel de anís o matalahúva la obtenemos de un apicultor que coloca sus colmenas en el Parque Natural de Montoro, en Córdoba,  situado en el noreste de la provincia  Córdoba y linda con el Parque Natural Sierra de Andújar y con la provincia de Ciudad Real. Este parque destaca por sus suaves lomas y formas redondeadas cubiertas por dehesas, pinares y monte mediterráneo, constituyendo un lugar ideal para el desarrollo de la apicultura.