La miel de Albaida procede de las flores de la Albaida, la Anthyllis cytisoides en su nombre científico, perteneciente a la familia Fabáceae. Un arbuso pequeño que no suele superar el metro de altura y que crece en todo el litoral mediterráneo.

La Albaida florece en primavera, aunque está puede acortarse a alargarse dependiendo de las lluvias y temperatura, pudiendo prolongarse la floración varios meses. Como consecuencia, la miel de Albaida es temprana.

Nuestra miel cruda de Albaida

La miel cruda de Albaida posee un color ámbar cloro. Puede coger colores más oscuros, si contiene algo de mielatos de algún árbol. En cata se aprecia un sabor y aroma dulce y suave, con poca persistencia.

Beneficios y propiedades de esta miel de Albaida

La miel de Albaida posee propiedades bactericidas, antisépticas y cicatrizantes por su bajo contenido en humedad, y su contenido el encimas peroxidaxas que producen peróxido de hidrógeno, un gran desifectante.

Componentes de la Albaida aportan a esta miel efectos antiasmáticos y propiedades digestivas.

Recomendaciones de la miel de Albaida

Recomendamos a esta miel para los que busquen de este producto sabores muy suaves y delicados. Esta es una de las mieles crudas con menor intensidad.

Recomendamos la miel de Albaida para la elaboración de postres y dulces, como: bizcochos, magdalenas y arroz con leche.

Indicaciones

La cristalización de la miel de Albaida es rápida y cristaliza con una granulometría muy fina.

Procedencia

Nuestra miel de Albaida nos la suministra un apicultor de Valencia.