Alergia a picaduras

alergias en primavera

Las alergias, uno de los problemas que antes no existían o por lo menos no se conocían, ahora cada vez está más extendido.

Una mujer de un apicultor, Lucy Zaichenko de 47 años, cuyo marido Viktor tiene alrededor de 150 millones de abejas sobre sus campos en Hook Norton, en Oxforschire, Reino Unido, se enfrento a perder su casa y su negocio al descubrir que tenía una alergia muy intensa a las picaduras de abeja, la cual la podía llevar a la muerte.

Después de seguir durante 5 años un tratamiento de inmunoterapia, ahora es capaz de inyectarse veneno de abeja en un equivalente a dos picaduras de abeja a la semana sin que la pase nada. Según ella, este tratamiento de inmunoterapia la ha salvado la vida y su negocio de venta de miel pura.

En el Cortijuelo de San Benito le ofrecemos la mayor variedad de mieles de España: romero, tomillo, lavanda… más de 30 variedades.

Tratamiento y reacción alérgica por picadura de insecto

La mujer Zaichenko descubrió que tenía esta fuerte alergia cuando una abeja la picó hace cinco años. La picadura le causo tal golpe alérgico, exactamente la causo anafilalaxia, que la dejo tirada en el suelo e inconsciente. Gracias que fue llevada rápidamente al hospital, salvó su vida.

Después de recuperarse de este golpe alérgico tan intenso, fue a buscar solución a una clínica especialista en alergias en el Hospital de St Mary’s en Paddington, Reino Unido, parte de Colegio Imperial de Salud NHS Trust, donde los expertos la ofrecieron tratar su alergia con un tratamiento de inmunoterapia.

Inicialmente se la inyecto 1/10 000 parte de picadura de abeja y esta dosis se incremento gradualmente.

Según la señora Zaichenko, cuando yo descubrí que era alérgica a las picaduras de abeja me quede desbastada, pues mi marido se dedica a la apicultura, heredando esta profesión de hace muchas generaciones atrás, además de ser su pasión, era nuestro sustento.

Según dijo ella: “Cada día yo arriesgaba mi vida al permanecer en casa porque las abejas a menudo entran en casa como en el jardín Ante esta situación, era complicado saber qué decisión tomar.

Además, según ella, la inmunoterapia con veneno de abeja la ha salvado la vida en más de una manera, es decir, gracias a este tratamiento, puedo también vivir en mi granja y seguir regentando mi negocio, si tener que llevar la gran preocupación del riesgo al que me someto si me picara otra abeja, pues ahora mi cuerpo puede sopórtalo sin problema.

La doctora Faroque, una consultora en alergia del Colegio de salud NHS Trust, dijo: “Nosotros aconsejamos a muchos pacientes de los que sospechamos que tienen alergia a las picaduras de abejas, avispas y de otros seres vivos que se inscriban a nuestro programa de inmunoterapia. No obstante, es inusual encontrar a una persona sometida a semejante peligro”.

“La alergia de Lucy era muy intensa, una solo picadura de abeja podría haberla matado y cada día ella estaba en su casa, se enfrentaba a un alto riesgo de ser picada. Nosotros hemos podido usar el mismo veneno de abeja al que ella es alérgica, con el fin de luchar contra esta alergia. Afortunadamente, ahora nosotros hemos fortalecido su sistema inmune. De esta manera,  ella es capaz de resistir al menos a dos picaduras de abeja simultaneas”.

Desde El Cortijuelo de San Benito recomendamos antes de utilizar nuestra crema antiarrugas veneno de abeja, extenderse un poco por el brazo por si tuviese usted alergia al veneno de abeja.

Por otra parte, a los alérgicos al polen, les recomendamos empezar a tomar unos granitos de polen, y si les sienta bien, ir aumentando la dosis hasta llegar a la cuchara sopera. Según varios investigadores, el consumo de polen puede curar e inmunizarnos contra las alergias al polen.

Alergia a picadura de ácaros

Otras de las alergias más comunes son a las picaduras de los acaros.

Alergia a picaduras de araña

Por la picadura de una araña una persona se puede morir, pero por el simple hecho de tener alergias a estos animales, también puede ser causa de muerte.

 

Fuente:

El periódico Telegraph: http://www.telegraph.co.uk/

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *