Mejora del tratamiento del cáncer de vejiga

Investigadores de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) con el apoyo  del Instituto de Bioingeniería de Cataluña (IBEC) dirigido por la profesora del departamento de Genética y Microbiología de la UAB, Esther Julián han descubierto que las células de Mycobacterium brumae emulsionadas en el aceite de oliva, podrían ser una alternativa mejor para el tratamiento de los cánceres de vejiga, como el tratamiento BCG (inmunoterapia basa en el uso de Mycobacterium bovis), pues esta última puede causar infecciones.

El tratamiento intravesical (tratamiento aplicado directamente por la vejiga en lugar de suministrase por la boca o inyectándose por las venas) de la Mycobacterium bovis bacillus Calmette-Guarin (BCG) es un tratamiento efectivo usado comúnmente para los cánceres de vejiga de alto riesgo no musculares y para los pacientes con carcinoma in situ.

Las evidencias actuales sugieren que la terapia de BCG previene la recurrencia y progresión del cáncer, lo cual consigue un aumento de tasa de supervivencia de los pacientes. Aunque los beneficios del tratamiento de inmunoterapia con BCG son claros, los inconvenientes no deberían se subestimados. La mayoría de los pacientes que han seguido este tratamiento no sufren intensos sucesos adversos, pero aproximadamente el 5% de los pacientes sufre efectos secundarios que son considerados serios, estos efectos secundarios son las infecciones. Como parte de los esfuerzos para buscar una alternativa al BCG, se ha demostrado la eficacia antitumoral de la no patogénico Mycobacterium brumae. M. brumae, la cual era inicialmente aislada de suelos y de agua en muestras en Barcelona (España).

El efecto antitumoral de las micobacterias, sin embargo, podría ser teóricamente mejorado. Las células de las micobacterias poseen un alto contenido de lípidos en las paredes de sus células (sobre el 60% de su peso), el cual las proporciona con un alto poder hidrofóbico (se disuelven en grasa), es decir, hace que estas micobacterias tiendan a formar grumos de tamaño y forma variable en soluciones acuosas. Esta tendencia por formar grumos las hace difícil para obtener suspensiones estables y homogéneas de micobacterias

Además, para una adecuada interacción entre las micobacterias y las células del cuerpo humano, parece ser que los grumos deberían ser evitados. Por lo tanto, si se obtuviese una suspensión homogénea de las micobacterias, se podría mejorar la interacción entre las células de las micobacterias y las células del organismo y por lo tanto mejorar el efecto antitumoral del tratamiento.

Los investigadores han descubierto una nueva forma de reducir los grumos que forman naturalmente las células de micobacterias, sería una emulsión realizada con el aceite de oliva, pues las células de Mycobacterium brumae emulsionadas en el aceite de oliva crea un ambiente adecuado para el desarrollo de las micobacterias, y al mismo tiempo evita la formación de grumos, mejorando el efecto antitumoral de dicho tratamiento

Síntomas iniciales del cáncer de vejiga

Es mortal un tumor en la vejiga

Pronóstico del cáncer de vejiga

 

Fuentes:

Revista online científica Agencias Sinc:

Revista de divulgación científica Nature: http://www.nature.com/

La Asociación Americana del Cáncer:

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *