Un aceite más saludable y sostenible

producción saludable y sotenible

La especialización del sector del aceite de oliva y la búsqueda de los mejores aceites de oliva virgen extra saludable y sostenible, tiene que cuidar todos los detalles, desde la variedad del olivo hasta cada etapa de crecimiento, cuidado del olivo y la producción del aceite hasta que llega a su plato. En esta búsqueda, el método de riego de los olivos es una etapa que tiene influencia en su calidad.

Si deseas probar los mejores aceites de oliva virgen extra del mundo, en nuestra tienda del Cortijuelo de San Benito de Las Rozas de Madrid o nuestra tienda online puede comprarlos; Oro Bailen, Casas Hualdo, Oro del Desierto, Castillo de Canena… y de las zonas más importantes de producción: Baena, Jaén, Sierra Magina, Sierra de Cazorla, Priego de Córdoba, Montes de Toledo, Valencia, Bajo Aragón…

Te recomendamos nuestro siguiente artículo: Donde comprar aceite de oliva virgen extra

Calidad y el riego en un aceite de oliva saludable y sostenible

Un equipo de investigadores  de diferentes Universidades de España y Francia, entre ellas la Universidad Politécnica de Madrid, UPM, han demostrado que la mayor parte de los beneficios que aporta el aceite de oliva virgen extra se encuentran en sus componentes minoritarios, los cuales pueden ser aumentados aplicando estrategias específicas sostenibles de riego.

Los componentes minoritarios de aceite de oliva virgen extra son de alrededor del 2 % del total de las masa del aceite, dándoles sabor y aroma. El aceite de oliva virgen extra es esencial que se tome del año y de calidad, pues dichos componentes van perdiendo eficacia por la acción de la oxidación, siendo el oxígeno, la luz y la temperatura los que provocan este proceso degenerativo.

Estrés hídrico en los olivos

Dichos grupos de investigación llevaron a cabo en conjunto un estudio experimental en un campo de olivos, con el fin de verificar el efecto que tiene el estrés hídrico sobre la cantidad y calidad de los aceites resultantes. Tras dos años de investigación, ellos han descubierto que el uso controlado de riego deficitario no afecta a la cantidad de producción, pero si causa un incremento de los fitoprostanos, componentes beneficiosos del aceite de oliva para la salud. Además, dicha práctica de riego sería muy recomendable para el riego de olivos al ser más al ser más sostenible con el medio ambiente.

Los fitoprostanos están presentes en el aceite de oliva y son no solo unos excelentes biomarcadores de la degradación oxidativa de las plantas, también son considerados moléculas biológicamente activas, pertenecientes a un sistema arcaico de señalización que protege a las plantas contra los daños oxidativos. Dichos componentes se encuentran en las plantas libres y esterificadas. No obstante, la escasez de encimas suficientes para lograr su hidrolización en esteres, hace que nuestro cuerpo pueda absorber sólo los que se encuentran en su forma libre.

Todavía se necesita más investigación sobre los fitoprostanos, pero parece ser que estos pueden modular la función del sistema vascular y el sistema inmune.

A pesar de que la mayoría de los cultivos son de secano, la introducción del riego en el olivo es cada vez más amplia, siendo el estudio de los sistemas de riego fundamentales para mejorar la producción del aceite de oliva y su productividad. No obstante, en los últimos años, la cuenca mediterránea está sufriendo condiciones climatológicas más áridas que décadas atrás, con periodos persistentes de falta de agua, junto el aumento de competencia por el uso del agua con fines no agrícolas.

Como consecuencia, es vital estudiar esta carestía de agua y analizar soluciones para el uso sostenible de los recursos del agua, aumentando la producción con la mínima utilización de agua en los cultivos.

aceitunas de un olivo picual

Foto 1: Aceitunas de un olivo

Los diferentes tipos de riego y los fitoprostanos del aceite de oliva

Con este fin, un grupo de investigadores de UPM (Universidad Politécnica de Madrid), CEBAS-CISC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas), IBMM (Institut des Biomolécules Max Mousseron, en Francia) y del centro agrario El Chaparrillo experimentaron con una práctica específica de riego, el riego deficitario controlado (RDC), consistiendo en un riego restringido durante fases en el que el estrés hídrico del olivo no afecta o de una manera muy reducida a su producción.

Esta investigación fue llevada a cabo en un olivar situado en las cercanías de Ciudad Real de la variedad cornicabra, con un marco de plantación de 7 por 5 metros. Durante el periodo que duro la investigación, del 2012 al 2013, años incluidos, los investigadores realizaron un tratamiento regando para que no se produjese estrés hídrico y tres tratamientos con control de riego deficitario.

Los investigadores analizaron los efectos de los distintos niveles de estrés hídrico que se produjeron al endurecerse el hueso. Los resultados demostraron que el estrés hídrico durante este periodo no afecta en la cantidad de producción, pero si en su calidad, pues observaron un aumento de fitoprostanos, componentes beneficiosos para la salud.

Los investigadores también han descubierto que los niveles de fitoprostanos varían de un año a otro, debido probablemente a condiciones ambientales y niveles de carga del árbol. Aunque más investigación se necesita para asegurar dichos hechos.

Según estos grupos de investigación, el riego deficitario controlado es una práctica que debse ser extendida en todos los olivares en riego con el fin de obtener aceite de oliva saludable y sostenible y un mayor cuidado del medio ambiente.

 

 

Fuente:

Blog de la Universidad Politécnica de Madrid. Agricultura saludable y sostenible. UPM: http://www.upm.es/

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *