La piel y especialmente la piel de la cara, el cutis, necesita de un cuidado y limpieza diario, si la queremos mantenerla sana, hidratada y joven. Para ello, primero recomendamos lavarnos con frecuencia la cara antes de irse a la cama con jabones.  Después hay que hidratarla todos los días con las crema hidratante y anti-edad.