La miel de Almendro procede las flores del Almendro, Prunus amygdalus en su nombre científico,  perteneciente a la familia de las Rosáceas.

El Almendro es un árbol frutal pequeño que puede alcanzar hasta los 5 metros de altura, muy resistente a las condiciones de sequias y suelos pobres, típico del clima mediterráneo. Este florece a principios de primavera, de febrero a marzo, época donde se suelen producir heladas tardías. Por esta razón se suelen cultivar en zonas costeras, donde existe menor riesgo de heladas.

La miel de Almendro es una de las primeras que elaboran las abejas, si disponen de estos como fuente de alimento.

Nuestra miel cruda de Almendro

La miel cruda de Almendro posee un color muy claro, con tonos amarillentos, al cristalizar toma un color más blanco manteniendo sus tonos amarillos.

En cata se aprecias su gusto dulce con notas amargas. Esta miel junto a la de madroño, son las más amargas de procedencia española. Asimismo, en boca se descubren su sabor persisten con aromas afrutados que recuerdan a la las almendras crudas.

Beneficios y propiedades

La miel de Almendro posee las propiedades típicas de una miel; antisépticas, bactericidas y cicatrizantes, debidas a su bajo contenido en agua, alrededor de un 14%  y sus encimas peroxidasas que aportan las abejas.

Componentes del néctar del Almendro ayudan a hacer la digestión. Esta miel es muy beneficiosa para el hígado y la circulación de la sangre.

Recomendaciones para la miel de Almendro

La miel de Almendro es una miel con toques algo amargos, por lo que es ideal para las personas que buscan estas características.

Cocineros de prestigio emplean esta miel en sus recetas de raviolis con queso, y la elaboración de salsas para platos de carne.

Indicaciones

La miel cruda de almendro  cristaliza lentamente con una granulometría muy fina. Normalmente nos la encontraremos líquida.

Procedencia

Nuestra miel cruda de almendro la traemos de un apicultor de Valencia.