Varroa de las abejas

Las abejas desde hace unas décadas están pasando una de sus épocas más críticas de su historia, pues su desaparición es posible, debido a los cambios de su hábitat provocados por el hombre;  con el aumento de monocultivos, el uso de agroquímicos y la proliferación de parásito exóticos.

La desaparición de las abejas en mundo  acarrearía unos daños catastróficos para nuestro planeta y nuestro bienestar, pues gracias a las abejas las flores son polinizadas y tras ellas se forman los frutos y semillas; las semillas fundamentales para la expansión y renovación de las plantas y árboles; y los frutos para la alimentación de animales y los seres humanos. Muchos de las frutas y hortalizas que llenas las fruterías no estarían si no fuese por el trabajo de las abejas. Además, si las abejas desaparecieran, nos quedaríamos sin este manjar tan apreciado, como es la miel.

En el año 2006 la población mundial y la comunidad científica empezó a racionar ante este problema de las abejas. Tras todos estos años de investigación, todavía no se ha descubierto la causa específica que causa la muerte de las abejas y se cree que su origen se debe a un conjunto de factores indicados anteriormente, fundamentalmente el uso de agroquímicos en la agricultura y la invasión de especies exóticas, la varroa fundamentalmente.

Más sobre este tema lo puedes encontrar en: Problemas medioambientales: Insecticidas

Varroa destructor

La varroa es un ácaro que además de chupar la sangre a las linfas de abejas, actúa como organismo vector de otros patógenos, es decir, les transmiten virus y patógenos como el virus de las alas deformadas (DWV, en sus siglas en inglés).

Las nuevas investigaciones creen que existe una relación simbiótica entre la varroa y este virus de las alas deformadas, lo cual induce una inmunosupresión y el debilitamiento del sistema inmune de las abejas. Este debilitamiento producido por esta simbiosis junto al  efecto perniciosos que tienen los insecticidas, exactamente los neonicotinoides que también dañan a las abejas, podría ser la razón fundamental por las que están muriendo millones de abejas en todo el mundo.

Desde el Cortijuelo de San Benito volvemos a pedir a todos los gobiernos de España, Europa y el resto del mundo y la comunidad científica que investiguen sobre las causas que están provocando la muerte de las abejas e investiguen sobre insecticidas que no dañen a las abejas.

¿Qué tratamiento ecológico o casero contra la varroa debemos usar?

Un grupo de investigación del Instituto de Agrobiología de Salamanca ha descubierto a través de diferentes ensayos que un hongo utilizado en la eliminación de garrapatas de las vacas y las ovejas también puede eliminar la varroa, una de las causas fundamentales que están haciendo desaparecer a las abejas productoras de miel en todo el mundo.

Este proyecto se puso en marcha en agosto del 2015 y está financiado por la Diputación de Salamanca en colaboración con la organización agraria COAG (Coordinadora de Organizaciones de Agrícultores y Ganaderos). Dicho proyecto tiene como fin encontrar una solución para la eliminación de la varroa en las colmenas de las abejas productoras de miel, un ácaro que las debilita al alimentarse de su sangre y al actuar como vector de otras enfermedades, es decir la varroa transmite a las abejas virus y bacterias.

¿Cómo se podría combatir la varroa en las colmenas de abejas?

Actualmente, los apicultores están utilizando diferentes compuestos químicos y medicamentos con el fin de controlar la varroa. Los más usados son el “Amitraz”, cuya eficacia está alrededor del 90 % y el “Cumafós”, cuya eficacia es algo menor. Esto porcentajes de eficacia han provocado que la varroa desarrolle resistencias y cada vez sean estos productos menos efectivos.

Sin embargo, la buena noticia para los agricultores y todos los amantes de las abejas y su miel, es que este grupo de investigación de Salamanza  ha demostrado que una cepa del hongo “Tolypoclaudium Cylindrosporum”, es capaz de eliminar la varroa de las abejas.

Según Javier Fernández, responsable del área de apicultura de la asociación COAG de Castilla y León: “Este hongo ya se estaba usando desde hace año para eliminar las garrapatas de las vacas y ovejas”.

Estas investigaciones se llevaron a cabo en un colmenar situado en la provincia de Salamanca, y ha dado como resultado un 63 % de eficacia contra la varroa. Según la Diputación de Salamanca, este es un resultado aceptable aunque se necesita investigar con más profundidad sobre este tema.

Lo más importante de esta investigación, es que la varroa se podría tratar con una sustancia orgánica y no química. Además, la combinación de esta sustancia junto con los tratamientos usados comúnmente, podría mejorar el control de estos ácaros.

Todas estas investigaciones son fundamentales para la existencia de las abejas, que tan importantes son para nuestro ecosistema y el mantenimiento de nuestros cultivos agrícolas, además, de los amantes de la miel, los propóleos y la jalea real.

Otros tratamientos para la varroa

 

Fuente:

El periódico la Vanguardia: http://www.lavanguardia.com/

Fuente:

http://www.pnas.org/content/113/12/3203.full

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *