Mutualismos entre el hombre y los animales

Mutualismos entre el hombre y la naturaleza

En la naturaleza existen millones de mutualismos entre diferentes especies con el fin de obtener cada especie su beneficio, un ejemplo bien claro de ello son las abejas con las flores, las flores aportan néctar y en compensación las abejas polinizan sus flores. Se podría hablar de un mutualismo es que hacen con los apicultores, los apicultores la proporcionan alimento y las protegen, mientras ellas nos dan su preciada miel cruda, jalea real y propóleo.

Si lo que buscas es este preciado manjar, en El Cortijuelo de San Benito en Las Rozas de Madrid o nuestra tienda online, puede comprar alguna de las más de 30 mieles monoflorales que tenemos a su disposición: miel de azahar, miel de brazo, lavanda, eucalipto, romero, tomillo, manuka, acacia…

Descubre más sobre las abejas en el siguiente artículo: Las abejas y el bosque de Zimbabue

¿Qué es el mutualismo animal?

El ser humano también es capaz de desarrollar mutualismos con otras especies, como con los perros, halcones o cormoranes, y como también acaba de demostrar un equipo de científicos, existe un excepcional mutualismo entre los hombres de una tribu de los bosques de Mozambique con un pequeño pájaro que les guía en la búsqueda de miel y cera.

Ejemplos de mutualismos

Abejas y flores

El ejemplo más común sería entre las abejas y las flores. Las flores proporcionan néctar y polen a las abejas, y estas polinizan sus flores.

Los pájaros y las abejas de Mozambique

El misionero João dos Santos sobre 1558, cuando los portugueses tenían colonizada la actual República Popular de Mozambique descubrió un pequeño pájaro con tonos marrones que entraba en el interior de una iglesia con el fin de picotear y comerse la cera de las velas de la iglesia. Sin embargo, esta no es la única habilidad que tiene este pájaro salvaje, esta ave guía a los hombres de la tribu Yao, una trubu de los Bosques de Mozambique a las colmenas de abejas y las aves obtienen sus beneficios comiéndose la cera de las abejas.

Para demostrar este mutualismo tan inusual entre esta ave salvaje y los hombres, donde el pájaro reconoce las llamadas de los hombres de la tribu, la Reserva Nacional Niassa de Mozambique realizó una serie de experimentos junto a los habitantes de la tribu Yao.

Estos estudios publicados en la revista “Science” demostraron científicamente que los hombres son capaces de reclutar a dichas aves con unos determinados sonidos, y estas aves les indican donde están situadas las colmenas. Estas aves “guías de la miel” se benefician al acceder al panal sin ser picadas por las abejas.

Lo extraordinario de este mutualismo es la implicación de un animal salvaje con el ser humano, cuya interacción haya evolucionado probablemente a través de cientos de miles de años a través de la selección natural, según Claire Spottiswoode, autora principal de esta investigación y bióloga evolutiva de la Universidad de Cambridge y de Ciudad de Cabo en Sudáfrica.

La científica Claire comprobó como los pájaros salvajes de los bosques de Mozambique eran capaces de diferenciar la llamada específica de los hombres de la tribu Yao de otros sonidos humanos y además responder a estas llamadas. Estas señales realizada por los hombres de esta tribu ha ido pasando de generación en generación y consiste en un fuerte gorjeo seguido de un breve gruñido.

La investigación se realizó llevando a dos cazadores emitiendo sus llamadas específicas para llamar a los pájaros. Al mismo tiempo un investigador reprodujo grabaciones con tres sonidos diferentes cada siete segundos a intervalos de 15 minutos.

Una vez que las aves salvajes identificaron la llamada de los hombres, estas hicieron de guía en la búsqueda de la miel, revoloteando de árbol en árbol hasta que encontraron un panal de abejas e indicaron donde estaba escondido. En el 75 % de los casos las aves salvajes descubrieron donde se encontraba la colmena durante dicho experimento.

Una vez que los hombres descubrieron las colmenas, estos ahuyentaron a las abejas con humo y extrajeron su miel, dejando a las abejas ahuyentadas y la cera para los pájaros salvajes.

En Tanzania, otra región de África, los habitantes de la tribu Hadza emplean otros sonidos más melodiosos con el mismo fin de comunicación de las aves salvajes. Sin embargo se necesita más investigación para demostrar científicamente si estos mutualismos se están explotando en otras zonas de África.

¿Qué es el comensalismo?

El comensalismo es la asociación mutua entre dos especies distintas para que ambas obtengan beneficio alimenticio sin dañarse una y la otra.

 

Agencia  SINC: http://www.agenciasinc.es/

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *