Alimentos funcionales que debemos comer

Los alimentos funcionales son aquellos alimentos que además de proporcionarnos energía y nutrientes, tienen propiedades específicas que luchan contra enfermedades. Entre los alimentos funcionales más conocidos, podemos nombrar: el aceite de oliva virgen extra,, aceitunas, el ajo, la miel, el jengibre…

Si estás buscando aceite de oliva virgen extra, aceitunas y miel cruda de calidad, esta es tu tienda, El Cortijuelo de San Benito, donde encontrará dichos productos al mejor precio y calidad. Empresa productora de aceite de oliva en Jaén.

Si deseas profundizar más en las propiedades de los productos, te puede interesar: Beneficios del aceite de oliva

Características de los alimentos funcionales

La salud es un tema que cada vez preocupa más a la población. Comer y seguir estilos de vida saludables no es tan fácil como lo era anteriormente. El estrés, la falta de tiempo para cocinar, la comodidad de poder realizar todo desde el sillón de casa, la comida rápida y poco saludable que tanto nos entra por los ojos, está haciendo que nuestro cuerpo no esté siguiendo las pautas que nos recomiendan los médicos y nutricionistas.

Los alimentos funcionales son la mejor solución para reforzar la salud de nuestro organismo, pero ¿que características tienen?

Las principales características de estos alimentos son las siguientes:

  1. Aportan antioxidantes: Los antioxidantes reducen el envejecimiento de nuestro organismo y nos previenen de enfermedades degenerativas como el cáncer
  2. Favorece la flora intestinal: La flora intestinal es fundamental para el buen funcionamiento de nuestro organismo y la correcta digectión de micro- y macronutrientes.

Lista de alimentos funcionales

Aquí analizaremos algunos de los productos más alabados por la comunidad científica y los efectos que pueden causar su consumo en exceso.

La miel:

La miel es un producto natural producido por las abejas a partir del néctar de las flores o mielatos de los árboles.

La miel  es un endulzante y aporta gran cantidad de beneficios a la salud, debido a su contenido en minerales, vitaminas, oligoelementos, antioxidantes y enzimas. Entre sus propiedades destacan las propiedades antibacterianas, antiinflamatorias, antisépticas, anticancerígenas y calmantes.

Desde la tradición se está usando para curar resfriados, especialmente la miel de eucalipto como expectorante y es muy valorado como ingrediente en la cosmética natural por su gran poder nutritivo.

Pero si abusamos de ella tenemos que tener cuidado, pues contiene un elevado contenido en azúcares, y esta nos puede hacer coger muchos kilos de más.

Foto 1: Bote de miel cruda con jengibre

Aceite de oliva virgen extra:

El aceite de oliva virgen extra es la base de la dieta mediterránea, y es la grasa más saludable de todas, la cual conserva todos sus antioxidantes y otros componentes menores muy beneficiosos para la salud, pues se obtiene únicamente por procedimientos físicos a baja temperatura, El resto de los aceite necesitas procesos químicos para su extracción, proceso que elimina gran cantidad de componentes beneficiosos del producto.

Su consumo en exceso no es perjudicial para la salud, pero si nos puede aumentar nuestro peso corporal. Tenemos que tener también en cuenta que el aceite utilizado en la fritura, igualmente lo ingerimos. Si se cunsumen frituras, aunque el aceite de oliva es el que menos penetra en el alimento durante la fritura, puede ser una porción elevada de las calorías que se ingieren.

Frutos secos:

Los frutos secos son otro de los ingredientes fundamentales de la dieta mediterránea, y alimentos muy saludables para nuestra salud, tales como las almendras, nueces, avellanas y castañas, ricos en fibra, proteínas, vitaminas, antioxidantes y grasas insaturadas.

Cantidades adecuadas no pueden ayudar a controlar el peso debido a su fibra y a su capacidad de saciar, pero si los comemos en exceso, estos son muy energéticos y nos subirá el peso corporal.

Los nutricionistas recomiendan tomar un puñado de frutos secos al día y las nueces es el más sano de todos ellos. Nunca tomeis frutos secos rancios, pues son muy perjudiciales para la salud.

Chocolate

El chocolate es otros de los super alimentos, que además está delicioso. Uno de los alimentos que no hace tan poco estaba mal visto por los nutricionistas.

El chocolate tiene sorprendentes beneficios para la salud. Para obtener los máximos beneficios del chocolate, se debe elegir la variedad de chocolate negro, por lo menos al 70 % de pureza.

El chocolate negro es rico en minerales y polifenoles, antioxidantes. Este nos protege contra enfermedades cardiovasculares, nos produce bienestar y aumenta la concentración.

No debemos olvidar que el chocolate contiene es su mayor parte ácidos grasos saturados, es decir, componentes muy energéticos. Por lo tanto se recomienda no abusar del él.

Los nutricionistas recomiendan una o dos onzas de chocolate negro al día.

Foto 2: tableta de chocolate

Arroz integral

El arroz integral es un cereal constituido mayoritariamente por almidón (macromolécula compuesta por polisacáridos), es,decir, hidratos de carbono. Al ser integral también nos aporta fibra, vitaminas y minerales.

Sin embargo, hay que tener cuidado si se consume arroces de baja calidad, pues pueden tener cantidades significativas de arsénico.

Atún

El atún es un pescado muy rico en ácidos grasos omega-3 y proteínas. Sin embargo, los pescados de gran tamaño contienen mercurio, por lo que su consumo elevado no es recomendable para la salud. El mercurio se acumula en el cuerpo y no se expulsa.

Alimentos funcionales probioticos

 

 

Fuentes:

El Periódico La Vanguardia: http://www.lavanguardia.com/

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *