Propiedades del huevo

Con frecuencia vienen a nuestros oídos mitos o falsas informaciones que corren por internet u otros medios, de ciertos alimentos, que bajo ninguna circunstancia deberíamos tomar. Alimentos que sólo aportan calorías, alimentos con calorías vacías, alimentos que engordan, alimentos adictivos o alimentos con efectos perjudiciales para la salud. Sin embargo, muchos de estos alimentos son fundamentales para nuestra dieta y están llenos de beneficios para nuestra salud, centre ellos están los huevo, el aceite de oliva y la miel.

A día de hoy, los estudios son cada vez más precisos, realizados con muestras de población  mayores. Pues la ciencia avanza, cada vez se conoce mejor el cuerpo humano y los alimentos, y el avance de la ciencia a veces corrige investigaciones posteriores.

Hace décadas doctores y nutricionistas no recomendaban el consume de huevo y limitaban su consumo a un máximo de cuatro por semana, argumentando que el huevo tenía un alto contenido en grasa y colesterol.  Esto es verdad, el huevo tiene colesterol y grasa, exactamente un huevo grande tiene 186 mg de colesterol, el 62 % del total de la cantidad diaria recomendada.

Si quieres cuidar tu cabello también te puede interesar: Beneficios del aceite de oliva

Ahora tendremos más razones para tomarnos un buen huevo frito con un buen aceite de oliva de Jaén.

Nutrientes de un huevo

Actualmente, la comunidad científica y los nutricionistas no han encontrado relación entre el consumo de huevo y un aumento de peso o problemas cardiovasculares. Todo lo contario, el huevo tienen muchísimos beneficios para nuestra salud como veremos más adelante.

  • Riqueza proteica:

El huevo es bajo en calorías 75 Kcal por huevo y su riqueza proteica es muy elevada tanto en su albumen como en la yema.  El huevo es rico en aminoácidos azufrados y en menor cantidad en lisina, todos ellos importantes para el crecimiento, formación de tejidos y anticuerpos.

  • Riqueza en vitaminas y minerales:

El huevo contiene cantidades destacables de vitamina A, B2, Biotina, B12, D, E y K. Y minerales como el fósforo, selenio, hierro, yodo y cinc, todos ellos fundamentales para proteger y mantener el cuerpo sano. Además, alguno de ellos son antioxidantes, los cuales nos protegen contra enfermedades degenerativas como el cáncer y cardiovasculares.

  • Fuente de luteína y zeaxantina:

La luteína y zeaxantina son unos pigmentos que no pueden ser sintetizados por nuestro organismo, y tienen funcionen a nivel ocular y podrían defendernos según nuevas investigaciones contra enfermedades oculares como las cataratas o la degeneración ocular.

  • El huevo y las enfermedades cardiovasculares:

Según numerosos estudios realizados por investigadores de Harvard, por la Escuelas de Salud Pública de Harward y por la Universidad de Yale, estos no han encontrado ninguna relación entre el consumo de huevos y el aumento de los problemas cardiovasculares.

Además, en 2011 la revista “European Journal of Nutrition” publicó un artículo demostrando que los huevos no contribuyen a un aumento de las enfermedades cardiovasculares.

  • El huevo y el adelgazamiento:

Según el estudio realizado por la Universidad de Missouri (EEUU) los huevos al ser ricos en proteínas aumentan la sensación de saciedad y nos ayuda a controlar el apetito. Por lo tanto, al sentirnos saciados, comemos menos y no picamos antes de comer, como consecuencia se favorece la pérdida de peso.

Foto 1: El huevo y el aceite de oliva para el cabello

Propiedades del huevo para el cabello

El huevo a parte de ser un alimento nutritivo y deliciosos, también tiene otras utilidades en el mundo de la cosmética, especialmente para el cabello.

El huevo es rico en proteínas, las cuales ayudan a fortalecer el funículo piloso de la raíz del pelo, fundamental para tener un pelo fuerte y sano. Asimismo, el huevo crudo actúa como humectante, acondicionando el pelo.

Receta casera:

Batir un huevo como si fuera pa preparar una tortilla francesa. A este huevo echarle una cuchara de aceite de oliva virgen extra.

Modo de uso:

Primero se debe lavar el pelo con su champú habitual. Una vez que se ha lavado el pelo, untarse las yemas de los dedos con la receta casera de huevo y esparcir la mezcla haciendo masajes hasta que todo el pelo esté cubierto de la mezcla. Tras unos 20 minutos, lavarse el pelo como de costumbre. Si el pelo le ha quedado un poco grasiento, lavar el cabello de nuevo. Verás como el pelo va ganando fortaleza y vigorosidad tras realizar este tratamiento varias veces.

Si quieres aprender a hacer tus propia cosmética natural te recomendamos el siguiente artículo: Cosmética natural casera

Fuentes:

El periódico Huffingsonpost

http://infoalimenta.com/

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *