Historia, abejas y polinización

polinización de las flores

Las abejas melíferas son las polinizadoras de un tercio de todos los alimentos vegetales que se consumen en el mundo. Más del 80 % de las plantas cultivadas con fines alimenticios, alrededor de 400 especies necesitan a las abejas y otros polinizadores para poder ser fecundadas. Aparte de la polinización de nuestros cultivos agrícolas, las abejas juegan un papel fundamental en el mantenimiento del ecosistema natural de la tierra, polinizando también las flores silvestres.

Importancia de las abejas en la polinización

Según Greenpeace el 70% de los cultivos agrícolas españoles están en peligro por el declive de las abejas y otros insectos polinizadores. Frutas, vegetales y frutos tan comunes que encontramos en nuestras fruterías, como: kiwis,  calabazas, melones, sandías, calabacines, manzanas, melocotones, limones, almendras, etc. podrían desaparecer; cultivos dedicados a la alimentación del ganado; y cultivos no comestibles, como el algodón también correrían un grave riesgo.

Si cuantificamos todo esto monetariamente, se estima que las abejas aportan a la economía mundial unos 170 billones de dólares cada año, sin tener en cuenta la labor fundamental que proporcionan al ecosistema de la tierra.

Las abejas tienen un papel fundamental en el mantenimiento del ecosistema mundial, polinizando cerca del 90% de la flora silvestre. Tras la polinización de la flora surgen las semillas, frutas y frutos silvestres que alimentan una enorme variedad de pájaros y mamíferos de la tierra. Por lo tanto, las abejas son una pieza fundamental de la cadena de vida y de la biodiversidad de las especies.

En cuanto a la posible extinción de las abejas, se lee con mucha frecuencia la apocalíptica mención atribuida a Albert Einstein, aunque no existe ninguna prueba fehaciente que asegure su autoría, la cual dice: “Si las abejas desaparecieran de la faz de la tierra, el hombre sólo le quedarían 4 años de vida en la tierra” En su idioma original, alemán (Wenn die Bienen verschwinden, hat der Mensch nur noch vier Jahren zu leben)

A pesar que cuatro años estimados es algo exagerado, si se toma en cuenta la ingenuidad humana, esta mención nos resalta como la supervivencia humana ha sido relacionada indisolublemente a la labor de las abejas.

Hace más de de 20 000 años los hombres se aprovecharon del trabajo realizado por las abejas, como muestran pinturas rupestres de aquella época donde se revelan como los humanos recolectaban miel de sus enjambres. También en el Antiguo Egipto los egipcios transportaban sus colmenas a través del Nilo con el objetivo de polinizar sus cultivos y enterraban a sus faraones con recipientes llenos de miel para que estos se lo llevasen a su otra nueva vida.

En el siglo XV, conquistadores tomaron sus abejas melíferas, las productoras de miel y la trasladaron con fines agrícolas al nuevo mundo, América. En América ya existían las abejas silvestres pero no la abeja Apis mellífera. Desde América se trasladaron las abejas melíferas a Australia y Asia, en estos lugares tampoco existían las abejas de la miel.

Existen en Europa unas 2 000 especies de abejas silvestres, pero sólo un 2% de ellas polinizan el 80% de los cultivos agrícolas que requieren de polinización. La mayoría de las especies de abejas son solitarias y muchas de ellas están adaptadas a polinizar sólo un tipo de planta. Su ciclo de vida está sincronizado con la planta, por lo que la polinizan y alimentan a sus cría en el periodo de floración de la planta.

Polinización y miel

Otros insectos polinizadores de flores son los abejorros. Aunque los abejorros son capaces de polinizar más flores en menor tiempo, las colonias de abejorros son mucho menores que las de las abejas. Una colonia de abejas (colmena) suele constar de unas 50 000 abejas y una colonia de abejorros suele ser de unas 250. Por lo tanto, las abejas melíferas son los mejores insectos para polinizar las plantas y además obtenemos de ellas su miel, propóleos, jalea real y cera.

Abeja polinizando

 

Fuentes:

El periódico The Guardian: http://www.theguardian.com/

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *