Dolor de garganta: Que hacer

resfriado y dolor de garganta

Los adolescentes suelen sufrir de media cada año de dos a cuatro infecciones de las vías respiratorias. Los niños se suelen refriar hasta ocho veces al año. Aunque las infecciones respiratorias no suelen ser peligrosas, si suelen causar grandes molestias al producir debilidad en el cuerpo, dolores en las articulaciones, resfriados y dolor de garganta. La miel cruda y el propóleo san fantásticos productos naturales para curarlas y evitarlas.

La miel más efectiva para acabar con el dolor de garganta es la miel de eucalipto y la miel de lavanda. Los propóleo, como el antibiótico más potente de la naturaleza es otro producto natural fantásticos para luchar contra estos dolores molestos de garganta, entre otros que veremos más adelante.

Te puede interesar nuestro anterior artículo: Donde comprar miel pura o cruda de calidad

Causas del dolor de garganta

El dolor de garganta suele suceder en los meses de frío con los cambios de temperatura. En los meses de verano surgen por el abuso de los aires acondicionados, que son vehículos de patógenos.

Las causas más comunes de dolor de garganta son los resfriados, la gripe, viros coxsackie y mononucleosis.

Remedios caseros para el dolor de garganta

Para aliviar estas molestias y curar estas infecciones existe una gran demanda de remedios, pero ¿pueden todos los remedios que anuncian ayudarnos contra los catarros? En el periódico alemán “Der Spiegel” ha publicado recientemente una evaluación de numerosos estudios realizados desde el año 1985 hasta el 2015, exponiendo los siguientes resultados. Muchos de ellos son de gran eficacia, pero otros no son tal útiles coo los anuncian.

Remedios con un efecto demostrable:

Remedio paliativo a atenuante: El paracetamol y antiinflamatorio no esteroideo como el ibuprofeno reducen dolores causados por el resfriado, tales como: el dolor de oído, cabeza y de las articulaciones. No obstante, estos medicamentos no tienen ningún efecto contra el resfriado, tos y dolor de garganta.

La miel: uno de los mejores remedios es la miel. Una cucharadita de miel disuelta en agua caliente, infusión o leche caliente antes de irse a la cama, ayuda a conciliar el sueño y reduce la tos, especialmente en los niños pequeños. Según Markus Rose, gerente de la clínica de emergencias medicina juvenil e intensiva de Lepizig: “La miel posee una gran capacidad para reducir la tos”

Todas las mieles tienen propiedades desinfectantes, bactericidas y actúan contra el catarro, pero la más efectiva es la miel de eucalipto.

Atención: Los niños menores a un año de edad no deberían consumir miel, pues existe el peligro de que en la miel pueda encontrarse alguna colonia de bacterias. Estas una vez que lleguen al intestino podrían proliferar, provocando una intoxicación, la cual podría conllevar incluso hasta la paralización del intestino y la parálisis muscular.

infusión endulzada con miel

Foto 1: Miel cruda, agua y limón

Otros remedios que pueden también ayudar:

Descongestionante: Son medicamentos que ayudan a aliviar la secreción nasal y están disponibles en tabletas, en gotas o atomizadores para la nariz. También se pueden encontrar en preparados orales de repetidas dosis.

La mayoría de los estudios no han demostrado ningún efecto positivo contra los constipados. Además, se debe tener cuidado si se les suministra a los niños, pues una sobredosis puede causar efectos indeseados.

Según Rose; las gotas y atomizadores para la nariz tienen un potencial de crear dependencia por lo que se recomienda un uso no muy prolongado. Son mejores los atomizadores con agua marina y enjuagues frecuentes, descongestionando la nariz y ayudando a los niños a respirar mejor y conciliar el sueño sin interrupciones.

Medicamentos contra la tos: Los llamados antitusígenos (fármacos para tratar la tos irritativa y no productiva), los cuales calman las ganas de toser. Los expectorantes deben fluidifican la mucosidad, aliviando la tos. En los adolescentes se ha demostrado que tienen efectos positivos, pero no existen datos en los niños.

Dado que verdaderamente estos fármacos son sólo un reflejo de protección, pues sólo actúan en el sistema nervioso, suprimiendo el reflejo de la tos. Los investigadores los recomiendan solamente cuando ningún otro remedio funciona.

Asimismo, el mejor expectorante es una buena humidificación de las vías respiratorias y la ingestión frecuente de agua.

En zinc: Otro de los remedios son las tabletas con cinc, la cuales pueden acortar el constipado en un día y medio aproximadamente en los jóvenes y al mismo tiempo, aliviar molestias. Sin embargo, se recomienda ingerir zinc en dosis pequeñas, pues tiene efectos secundarios, entre ellos; ganas de vomitar y disgeusia (alteración de la percepción del gusto). Además un consumo concentrado y puro puede provocar perjuicios en el sistema inmune como otros efectos secundarios.

Por esta razón, el Instituto Federal de Riesgos de Alemania (BfR, en sus siglas en alemán) desaconseja en principio la ingesta de suplementos dietéticos con zinc a los niños y adolescentes. Si tuviesen que tomarlo los jóvenes, la cantidad máxima diaria sería de 25 miligramos, es decir, una tercera parte de la dosis que tiene un efecto demostrado para curar un resfriado.

El extracto de echinacea: Sólo uno de siete estudios pudo demostrar un efecto positivo en la duración del constipado y de otras molestias que le acompañan. El principal problema de este extracto, es que su eficacia depende enormemente de la parte de la planta que haya sido extraido,. Su eficacia también varía dependiendo de la composición del extracto y de cómo haya sido elaborado y se emplee. Asimismo, no hay ninguna investigación fiable que demuestre sus posibles ventajas e inconvenientes.

El dolor de garganta es persistente

El dolor de garganta o faringitis crónica sucede cuando no se cura bien el dolor de garganta. Algunas personas lo sufren durante casi todo el año, y sólo son unas pocas semanas al año cuando le desaparece estas dolencia. En este caso, recomendamos visitar a un médico o especialista.

 

Fuente:

El periódico alemán “Der Spiegel”:http://www.spiegel.de

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *