Cuidados del olivo: Riego

El riego es una práctica agrícola que consiste en echar agua al cultivo, la cual aumenta muy considerablemente los rendimientos y hace cultivos viables en lugares donde no lo serían. El el mundo del olivar cada vez es más frecuente encontrarnos el riego en ellos, incluso en zonas desérticas de Almería donde sería imposible desarrollar la producción de aceite de oliva virgen extra.

El riego es una práctica agrícola, deseada por todos los agricultores, y en el caso de los agricultores de olivar, tiene su influencia en la producción de aceite de oliva como vamos a ver a continuación. Analizaremos cuales son mejores, los aceites de secano o los de regadío. Más información sobre otras prácticas agrícolas, las encontrará en: Cuidados del olivo en primavera.

Relación entre riego del olivo y la calidad del aceite de oliva

Las características organolépticas y la composición del aceite de oliva virgen extra que se encuentra en las aceitunas varían dependiendo de varios factores: la variedad de aceituna, su estado de maduración, el suelo, las condiciones climatológicas y las técnica agrícolas empleadas en el olivar, y dentro de estas el riego.

El Consejo Oleícola Internacional (COI) llevó a cabo un Proyecto dentro de su programa de I+D+Medio para el Desarrollo y la Difusión de un manejo racional del riego en olivicultura, el proyecto Irrigaolivo. Con este proyecto se demostró que aplicando un riego deficitario en las plantaciones de olivo, cubriendo sólo el 70% de las necesidades hídricas del olivo se obtiene una mayor calidad del aceite de oliva virgen extra y al mismo tiempo se alcanza un ahorro importante en el consumo de agua.

Según otros estudios elaborado por el Grupo de Investigación de Aceites y Vinos (ACEVIN) de la Universidad de Extremadura descubrieron que los olivos que sufren déficit de agua, producen aceite de oliva virgen extra de mayor calidad. Los investigadores de este estudio mostraron que un ahorro de agua entre el 30 % y un 90 % produce pérdidas en el peso de la aceitunas de entre un 36 % y un 50 %, sin embargo se logra mayores rendimientos grasos. También demostraron que estos aceites provenientes de olivos con déficit hídrico contienen mayor cantidad de compuestos fenólicos, y pigmentos que dan color al aceite, por los que sus aceites extraídos de estas aceitunas de secano tienen un color más oscuro, son más amargos y estables que los obtenidos de aceitunas de regadío, es decir, el aceite de oliva virgen extra de secano es más sano y tiene mayor sabor.

Nuestro producto estrella, el aceite de oliva virgen extra de nuestra cooperativa San Benito de Porcuna en Jaén procede enteramente de aceitunas de secano. Un aceite de excelente calidad y sabor.

Frecuencia de riego en un olivo

La frecuencia del riego del olivo va a depender de sus necesidades hídricas, y estas van a depender de su estado fisiológico, temperatura ambiental y tipo de suelo. Calcular la frecuencia de riego para un cultivo agrícola profesional se necesita de la labor de un ingeniero agrónomo, que por medio de un análisis de suelo y del estudio de bases climatológicas, podrá darte tu calendario de riego y su frecuencia. En el mercado también existen aparatos que miden la humedad del suelo, y te avisan cuando llegan a un nivel mínimo de humedad del suelo, no obstante, para extensiones grandes, esto resulta muy costoso.

En el caso de que usted tenga unos pocos olivos, y este encima de ellos, el olivo le va a decir el agua que necesita. Sólo tenemos que observarle y ver lo que necesita. Debemos evitar que durante el verano las hojas se arqueen, pues entonces el olivo está sufriendo de estrés hídrico. Otra señal de que el olivo necesita agua es cuando la aceituna se arruga. Tampoco debemos exceder los riegos, pues estos traen enfermedades. Por regla general, con regarlo cada unos 15 días en zonas secas durante el verano y en zonas húmedaa un par de veces en el verano sería suficiente.

Cuidados de un olivo joven

Un olivo joven necesita de mucha mayor atención de uno mayor y ya instalado. EL mayo cuidado que tenemos que tener es verano, por si se seca, pues al tener pocas raíces y pocas reservas, un golpe de calor se lo puede cargar en unos pocos días.

Si lo vamos a plantar en un espacio del jardín, recomiendo plantarlo en una zona soleada y donde no le de fuertes vientos. Tenemos que tener cuiadado con el suelo, pues suelos profundos y no limosos le vienen mejor.

 

Fuentes:

Diario Jaén: http://www.diariojaen.es

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *