Propiedades del ajo

El ajo, Allium sativum, es consumido y reconocido desde la antigüedad por numerosas culturas de todo el mundo. Esta planta es originaria de Asia central y pertenece a la misma familia de las cebollas, los puerros y las cebolletas. La parte que se consume del ajo es su bulbo, llamada también cabeza, que consta de varias partes fáciles de separar, conocidas como dientes de ajo. Estos dientes de ajo poseen un olor penetrante, persistente y un sabor fuerte y picante.

El ajo es un alimento muy completo, que contiene gran cantidad de aminoácidos (ácido glutámico, arginina, ácido aspártico, leucina, lisina, valina), minerales ( magnesio, selenio, sodio, hierro, zinc y cobre), vitaminas (fundamentalmente vitaminas B6 y c, en cuantía menores, ácido fólico, pantoténico y niacina), aceite esencial con muchos componentes sulfurosos, aliína, ajoeno, quercitina, azúcares simples (fructosa y glucosa). La aliína, que se transforma por una encima en disulfuro de alilo, dando su olor característico que todo el mundo reconoce.

Existen esencialmente tres variedades de ajos:

Ajo blanco: el ajo blanco produce bulbos o cabezas grandes con una cubierta blanca y produce unos 10 ó 12 dientes de ajos de forma irregular.

Ajo rosado: el bulbo del ajo morado es de un tamaño medio con una cubierta de color violeta o morado, produce entre 8 ó 10 dientes. Estos son más uniformes con un intenso aroma y picantes. Los ajos rosados pueden tener IGP (Indicación Geográfica Protegida) de Pedroñeras.

Ajo chino: Ajo con un bulbo o cabeza grande recubierto de una piel rosácea con unos de 10 ó 12 dientes de un sabor picante bajo.

Todos ellos nos lo podemos encontrar al natural o en conserva en forma de ajo negro, en agua con sal o con aceite de oliva.

Te recomendamos que leas también: Las milagrosas propiedades de la miel

¿Para qué es bueno el ajo?

El Allium sativum, un ingrediente indispensable de la dieta mediterránea, contiene numerosas propiedades medicinales y culinarias. Las beneficiosas propiedades de los ajos se deben fundamentalmente a sus componentes sulfurados.

1. Antioxidantes:

Los componentes sulfurados del ajo son antioxidantes muy potentes. Además pueden estimular las enzimas antioxidantes del hígado, con el fin de neutralizar los radicales libres que se forman en el organismo, los cuales aceleran el envejecimiento y aumentan el riesgo de sufrir enfermedades degenerativas y el cáncer.

2. Enfermedades cardiovasculares:

Estudios realizados en el Centro de Medicina la Universidad de Maryland han demostraron que consumir todos los días entre uno o dos dientes de ajo, te protege contra infartos y las embolias. Otros estudio y la evidencia médica demuestra que el consumo de ajo disminuye el colesterol, tanto el HDL como el LDL, la presión sanguínea, la viscosidad plasmática y la agregación plaquetaria. Aunque más estudios se están realizando con el fin de relacionar la dosis de ajo y los beneficios que aporta a la salud.

3. Propiedades anti cancerígenas:

Los componentes de ajo, sobre todo sus componentes sulfurados  inhiben la proliferación de células cancerígenas y la formación de compuestos mutágenos. Aunque el ajo es más beneficioso tomarlo crudo, según numerosos estudios, el ajo cocinado también reduce el riesgo de sufrir cáncer de estómago, colon y esófago.

4. Sistema inmune:

El ajo ha sido utilizado desde hace siglos como un remedio natural para fortalecer el sistema inmunológico, de esta manera lo fortalece y evita que cojamos resfriados y al mismo tiempo ayuda a nuestro cuerpo a luchar contra las células cancerígenas.

5. Olor corporal

Estudios realizados por la Universidad de Stirling (Escocia) y por la Universidad de Charles (República Checa) descubrieron que los hombres que consumen ajo emanan de su cuerpo olores corporales más agradables, atractivos y masculinos por parte de las mujeres.

6. Infecciones:

Durante la segunda Guerra Mundial se uso zumo de ajo como antiséptico para curar heridas, y este zumo salvo cientos de vidas

7. Resfriados

La evidencia científica y la cultura popular sugieren que el consumo de ajo previene los resfriados, pues el ajo tiene propiedades anti-microbianas, anti fúngicas y anti-parasitarias y anti-virales.

8. Próstata:

Han encontrado en un estudio una relación entre el consumo de ajo y la reducción del tamaño de la próstata, aunque se necesita hacer más estudios para afirmar esta propiedadad.

9. Anti-inflamatorias

Componentes sulfurosos del ajo tienen propiedades anti-inflamatorias que ayudan a reducir inflamación crónicas como, psoriasis y la artritis. Sin embargo, más investigaciones tienen que realizarse para asegurar esta propiedad de los ajos.

Foto 1: Ajos en conserva

¿Ajo en ayunas sin masticar o masticado?

Muchas personas se preguntan si deben comer el ajo directamente sin masticarlo o masticarlo. Si no lo masticas por cuestión del aliento, no va a tener influencia pues te olerá el aliento a pesar de lavarte los dientes, pues el ajo suelta sustancias sulfuradas que son los causantes de este olor tan característico. Si lo haces desde el punto de vista de la salud, no va a tener ninguna influencia.

Para lograr los máximos beneficios del ajo, lo que debemos hacer es cortarlo en láminas los más finas posibles y esperar unos 10 minutos. Es el tiempo que tarda la aliina en convertirse en alicina, por intermedio de la catálisis de el encina alinasa. La alicina es el mayor componente antioxidante del ajo, que no se crea hasta que no se romper las células del ajo.

Propiedades del ajo en vinagre

Como hemos visto al principio del artículo, el ajo tiene muy numerosas propiedades y na manera de tomarlas fácilmente en nuestra comida es añadiendo un ajo a nuestro vinagres. Para ello os recomendamos la siguiente receta.

Ingredientes:

2 dientes de ajo

250 ml de vinagre de manzana

1 cuchara de café de miel de tomillo.

Elaboración:

1. En un bol echar el vinagre.

2. Cortar en láminas muy finas el ajo y mezclarlo con el vinagre.

3. Echar la miel y remover hasta que la miel esté completamente disuelta

Podrás utilizar este sanísimo vinagre para aliñas tus ensaladas. Disfrútalo

 

Fuente:

http://infoalimenta.com/

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *