Los cambios de temperatura, el frío, el calor seco, el viento pueden deshidratar nuestra piel. La leche corporal hidrata y nos protege contra estas inclemencias, dejándonos la piel hidratada y protegida. Siempre debemos usar loción corporal.