Una razón más para cuidar la naturaleza

Las grandes ciudades como Madrid, Barcelona, Sevilla y Valencia, por nombrar las más grandes de España, van absorbiendo todo lo que le rodea, se han convertido, con un crecimiento que no para, en verdaderos monstruos. Lugares llenos de bloques y bloques de pisos, en contraste con los pueblos. Son en los pueblo, donde si que existe el contacto con la naturaleza y donde se obtienen las materias primas que las ciudades necesitan.

Los ciudadanos de las grandes ciudades han perdido un contacto con la naturaleza, sus bosques, prados.., hechos que no les beneficia. La naturaleza, no es un espacio natural, donde la vida salvaje se desarrolla, es un espacio que nos aporta un sin fin de beneficios para nuestra salud.

También te puede interesar: Animales en extinción

Descubre en nuestra tienda los mejores productos de nuestros pueblos: aceite de oliva, miel, quesos, conservas…

¿Cómo nos afecta la contaminación y la ausencia de bosques?

Es bien conocido los efectos perniciosos que tiene la contaminación para nuestra salud y la estrecha relación que tiene con cánceres y otras enfermedades. Unas ciudades con atmósferas muy contaminadas, fundamentalmente por la combustión de los coches y la poca presencia de árboles que limpien el aire.

No obstante, vamos a ver otros efectos dañinos para nuestra salud por la ausencia de bosques y jardines en las grandes ciudades.

Los bosques y nuestro estado mental

La contemplación de los campos de olivos, Sierras,  bosques, montañas y cualquier otro paisaje natural nos produce relajamiento y bienestar como cualquiera puede comprobar. Investigadores de todo el mundo, ha llevado esto un paso más adelante para probar que otros beneficios producen los espacios naturales sobre nuestra salud.

Estudios realizados por la Universidad de Viena han demostrado que aparte del bienestar que nos produce ver espacios naturales, estos también fortalecen nuestra salud. Pues el pasear por los bosques produce una reducción de la tensión arterial y relajación muscular.

Según Jo Barton de la Universidad de Essex en Alemania, no es necesario caminar una hora por los espacios naturales, pues el relajamiento y la pérdida de estrés que produce pasear por un espacio natural son inmediatos.

Otro estudio realizado en 1984 por el investigador Roger Ulrich, los enfermos de hospitales que podían ver desde su ventana un árbol, se curaban con mayor rapidez y se les llevaba antes a sus casas que los que no tenían estas vistas.

Otro estudio realizado por el médico Qing Li de un análisis de los datos de salud de la población japonesa, descubrió que las poblaciones con espacios naturales tenían menos enfermos por cáncer que las que no las tenían.

El investigador Marc Berman de la Universidad de Chicago publicó en la revista “Nature” un estudio realizado con datos de los ciudadanos de la ciudad de Toronto, Canadá. El resultado fue que cuantos más árboles hubiese en un territorio menor era el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y diabetes.

¿Cómo podemos proteger la naturaleza?

Debemos mirar con optimismo y trabajar cada uno de nosotros, con el objetivo de convertir nuestro planeta en un mundo cada vez mejor. Esto está en nuestras manos, pequeñas acciones llevadas por todos nosotros, van a provocar beneficios que nos repercutirán muy positivamente en nostros mismos y en toda la sociedad actual y futura.

Entre las medidas que podemos llevar a cabo, son las siguientes:

1. Reciclar todo los utensilios que compramos.

Provocamos cada uno de nostros gran cantidad de desechos y contaminantes por nuestro cultura de querer lo nuevo. Comprarse cada pocos años un móvil nuevo, renovar la lavadora, el televisor. Si los reparásemos y cada aparato que utilicemos durase muchos más, no sobreexplotaríamos tanto los recursos naturales. Aquí he puesto unos ejemplos, pero la lista sería muy larga.

2. Las monodosis:

El consumo de monodosis y su empaquetado está provocando gran cantidad de basura. Tanto empaquetamiento son una gran cantidad de plásticos y papel enorme.

3. Menor uso de energía

Aquí englobamos desde las calefacciones, aires acondicionados y transporte. A climatizar los hogares a temperaturas ideales, conlleva un consumo elevado de energía, y por tanto la producción de gases de efecto invernadero. Si queremos tener la casa con mejor climatización, lo que debemos hacer es aislarla mucho mejor. Ventanas, juntas y puertas son grandes puntos de fuga por donde se va el calor o el frío dependiendo del año.

Por otra parte, bajar algunos grados la calefacción en invierno y usar un jersey, también ayudará a un menor consumo de energía. En verano, sería el caso contrario, aguantar más el calor, ir con menos ropa y no abusar del aire acondicionado.

Otra de los grandes consumos de energía vienen por parte del transporte. Acostúmbranos a ir andando a los sitios o en bicicleta, beneficiará enormemente al planeta y a nuestra salud. Si tenemos que recorrer grandes distancias, el transporte público sería la mejor opción.

4. Plantar árboles y plantas

Tanto si tienes jardín o no, podemos plantar plantas, las cuales purificarán el aire. Si tienes jardín, puedes plantar mas cantidad de ellas. Si vives en un piso, siempre puedes cultivarlas en alguna maceta.

5. Cuidar los que tenemos

Cuidar lo que tenemos abarca una gran cantidad de cosas que podemos hacer, desde respetar los parques y bosques, hasta cuidar mejor nuestros jardines y plantas interiores.

¿Qué puedo hacer yo por la naturaleza?

Hemos indicado anteriormente muchas de las medidas que podemos llevar cada uno de nosotros para mejorar nuestro planeta tierra y donde vivimos. Podemos llevar esto un paso más adelante, y dar ejemplo a nuestros vecinos, amigos y familiares. Si tenemos una familia, educar a nuestro hijos para que aprecien la naturaleza y la protejan también.

Muchas veces creemos que cada uno de nosotros pocas cosas podemos hacer, pero tenemos en nuestras manos enormes herramientas para cambiar el mundo.

 

Fuente:

El periódico alemán Die Welt. http://www.welt.de/gesundheit/

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *