Los pates son elaborados casi siempre con manteca de cerdo, pues es esta la que da la esponjosidad y una textura tan apetecible. Posteriormente y usando como base esta manteca de cerdo, le añaden otros ingredientes, de aquí cogen diferentes nombres, como: pate de pato, de perdiz, de jabalí, etc.