Las conservas han sido empleadas antiguamente para tener disponibles una serie de productos estacionales durante todo el año. En los último años, han pasado este método de conservación a ser producto gourmet.