La degeneración macular

La ingesta regular de pescado, frutos secos, aceite de oliva virgen extra y otros alimentos que contengan ácidos grasos omega 3 y evitar en consumo de grasas trans parece que está asociada con un menor riesgo de sufrir degeneración macular relacionada con la edad (AMD, por sus siglas en inglés), según dos estudios publicados en la revista “Archives of Ophthalmology”.

En nuestra tienda de Madrid y en nuestra tienda online tiene a su disposición los mejores aceites de oliva virgen extra de España: Oro Bailen, Casas Hualdo, Martin Prado, Castillo de Canena y muchos más.

Descubre más sobre los aceites en, beneficios del aceite de oliva

Síntomas de la degeneración macular

La degeneración macular relacionada con la edad es una enfermedad que afecta a personas mayores de 50 años y es la causa más frecuente que provoca una pérdida importante de visión en el mundo desarrollado, pues esta enfermedad no permite ver los detalles pequeños, dificultando la lectura, la costura y el conducir. Los factores que aumentan el riesgo de sufrir dicha enfermedad son la edad, factores genéticos y el tabaco (el único factor que puede ser modificado).

Jennifer S.L y otros compañeros del hospital de Westmead, de la Universidad de Sydney, Australia realizaron un estudio a 2 454 participantes que empezó en 1992 y acabó en 1994, en el cual los participantes rellenaron cuestionarios sobre la alimentación que ingerían. En este estudio se analizaron el tipo de grasas que consumieron durante este periodo. Después de 5 y 10 años, fotógrafos digitales especializados en fotos de retina de los ojos realizaron fotos de sus ojos y se analizaron el desarrollo de degeneración macular en los participantes.

Causas de la degeneración macular

Los datos se analizaron según la edad, sexo de cada participante, si era fumador o no, y el tipo de ingesta de alimentos. Los participantes que comieron una ración de pescado a la semana se les asoció con un 31 % de riesgo menor de desarrollar degeneración macular. Esta asociación fue más clara entre los participantes con una ingesta más baja de ácido linoleico, un ácido insaturado omega 6 encontrado principalmente en aceites vegetales, como el aceite de oliva virgen extra. La ingesta de dos porciones de frutos secos a la semana fue asociado con un 35 % de riesgo menor a sufrir una temprana degeneración macular.

Por lo tanto,  según los autores de estas investigaciones, estos descubrimientos apoyan la hipótesis de que un incremento en la dieta de los ácidos grasos poliinsaturados omegas 3 y el consumo regular de pescado y frutos secos nos protegen contra un desarrollo temprano de la degeneración macular.  Ellos creen que esto se debe a que los ácidos grasos poliinsaturados actúan previniendo la acumulación de placas en las arterias o reduciendo la inflamación y el daño de las células de la retina.

Antes de estos estudios ya se recomendaba para prevenir la degeneración macular el consumo de estos alimentos, evitar el tabaco, incluir en la dieta ácidos insaturados omega 6 o beta carotenos y subir la proporción de colesterol de alta densidad HDL en la sangre, el llamado colesterol bueno, en relación al LDL. Además, estas nuevas investigaciones sugieren que es fundamental un equilibrio entre todos los nutrientes con el fin de maximizar los beneficios nutricionales. Aunque más estudios son necesarios para determinar, si cambiando la dieta de un individuo o aportando complementos alimenticios podrían prevenir o retrasar el desarrollo de esta enfermedad macular.

En otro informe del Centro de Investigación del Ojo en Australia se analizaron datos de 6 734 individuos con edades comprendidas entre 58 a 69 años entre los años 1990 y 1994. En este informe se evaluó la dieta de los participantes con un cuestionario. A ellos se les siguió el rastro del desarrollo temprano de la degeneración macular entre 2003 y 2006. Durante este periodo, 2 872 casos desarrollaron esta temprana degeneración macular y 88 casos la degeneración macular fue tardía.

Según este estudio, los individuos que consumieron más altos niveles de grasas trans, encontradas en alimentos precocinados e industriales, desarrollaron con mayor probabilidad degeneración macular tardía. Sin embargo, los participantes que consumieron mayor cantidad de ácidos grasos omega 3 tuvieron menor probabilidad de a sufrir degeneración macular temprana.

Por otra partes, la ingesta de aceite de oliva (100 ml o más por semana contra menos que un 1 ml por semana) fue asociado con una disminución de la prevalencia del  desarrollo tardío de la degeneración macular y no se encontró asociación significativa con ingesta de pescado, grasa total, mantequilla o margarina.

Los ácidos grasos trans han mostrado que aumentan el riesgo de enfermedades cardiovasculares entre sus efectos sobre los niveles de colesterol y la posible inflamación. En contraste, los ácidos grasos omega 3 se cree que protegen contra el daño de la retina.

El principal ácido graso encontrado en el aceite de oliva virgen extra, es el ácido oleico, un ácido graso monoinsaturado. Asimismo, el aceite de oliva virgen extra  contiene componentes menores muy beneficiosos, antioxidantes y anti inflamatorios,  que aportan efectos protectores para la salud del ojo.

Los autores de estas investigaciones concluyen: “Nuestros descubrimientos sugieren que la gente que sigue una dieta baja en alimentos procesados ricos en ácidos grasos trans y rica en omega 3 y aceite de oliva virgen extra podría disfrutar de alguna protección contra el desarrollo de degeneración macular”.

Tratamiento natural de la degeneración macular

 

 

Fuente:

JAMA and Archives Journals: http://phys.org/

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *