Falsos mitos de la miel

La miel cruda, la canela, el limón, el jengibre, el aceite de oliva virgen extra son productos fantásticos, pero no son milagrosos. En internet encontramos continuamente anuncios de recetas naturales que van a eliminar rápidamente problemas de salud o con efectos rejuvenecedores milagrosos. Consumemos estos productos con moderación, pero no nos dejemos engañar con fantasías.

Si buscas productos de calidad, El Cortijuelo de San Benito es tu tienda, en Las Rozas de Madrid o tu tienda online, donde encontrarás los mejores aceites de oliva virgen extra de España: Baena, aceite Sierra Magina, Jaén, Sierra de Cazorla, Priego de Córdoba, Toledo… y las mejores mieles crudas: romero, tomillo, brezo, eucalipto, lavanda, manuka, etc.

La miel y las recetas milagro

Es conocido por todos las numerosas bondades que nos aporta la miel, tanto para nuestra salud como para el cuidado de nuestra piel en los productos de cosmética natural.

Asimismo, al abrir nuestras cuentas de de redes sociales, tales como facebook, twiter, instagram, goople +, nos llegan con mucha frecuencia noticias sobre productos naturales maravillosos para acabar con muchos de los problemas de salud que padecemos comunmente. En estas noticias maravillosas también se habla de la miel, otorgándola muchas propiedades, que en algunos casos no son verdaderamente ciertas.

Una de estas recomendaciones maravillosa, es la que promete grandes beneficios para nuestra salud, aconsejándonos  el consumo de una bebida que cualquiera puede hacer en su casa, consistente a base de agua, miel y canela.

La miel y la pérdida de peso

Sobre esta prometedora bebida nos va hablar la nutricionista Renate Frank. Según Renate, el agua con miel nos hace un gran bien al estomago, pero, ¿sirve para hacer dieta? ¿Nos regula la digestión?

Según dice la receta, dos vasos de agua con miel diarios, es una magnífica dieta para quitarnos kilos de encima. Esta receta consiste en mezclar un cuarto de litro de agua caliente con una cuchara de café de canela, con el fin de controlar los niveles de azúcar en la sangre,  y dos cucharadas de café de miel, las cuales se mezclan con el agua con canela, una vez que está ya se haya enfriado. La receta recomienda beber una taza de esta bebida todas las tardes y por las mañanas el resto – pero por favor fría , asegurando que con esto adelgazarás, pues la miel actúa  como evacuadora de grasas.

Según Renate, claramente este truco para adelgazar procedente no funciona. Todo lo contrario, lo que logra es crear falsas promesas y despertar falsas expectativas sobre este producto, la miel. Además, ella añadió, la miel no funciona como evacuador, sino como regulador de la digestión.

Ella ha profundizado intensivamente en los efectos que nos proporciona la miel sobre la salud y nos aclara: “Incluso, si la miel tuviese ese efecto evacuador, esto no significaría que la grasa se deshaga con esta bebida, sino que el peso podría bajaría ligeramente, pues los líquidos y las heces se excretan.

Foto 1: Miel cruda con canela

La miel con canela

También el efecto de la canela lo pone en duda.

También se puede leer por otros artículos de dudosa veracidad, que la canela ayuda también a la pérdida de peso, como que también que esta baja el nivel de azúcar en la sangre. Ambas afirmaciones son erróneas.

Además, es peligroso tomar todos los días canela, pues la canela que se consume habitualmente pertenece a la especie Cassia, la cual contiene altas cantidades de cumarina. Un componente que actúa a pequeño nivel como tóxico en el hígado y puede causar dolores de cabeza y mareos. Con un cuarto de cuchara de café de canela se excede ya la dosis más alta recomendada por el Instituto Nacional de Alemania para adolescentes.

En este estudio, Renate Frank termina diciéndonos que no existen eliminadores de grasa y que la única manera de adelgazar se consigue cuando la ingesta de calorías es menor a las que se consumen.

 

Fuente:

Revista alemana especializada en apicultura y miel “Bienen Journal”. http://www.bienenjournal.de/

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *