Blog Cortijuelo

El sobreuso de los antibióticos trae riesgos para las abejas y para nosotros

efectos del sobreuso de los antibióticos

El sobre uso de los antibióticos tanto en el hombre como en los humanos, son hechos que dañan a largo plazo la salud. En el caso de las abejas reducen sus probabilidades de supervivencia a la mitad, pues acaba con su floral intestinal y las hace más débiles. La abeja tiene al igual que el ser humano una flora intestinal, y nos puede estar pasando lo mismo. Como vemos, el conocimiento de las abejas aportan muchos a nuestro bienestar, no sólo nos aporta la producción de miel cruda.

Por lo tanto, en este artículo vamos a ver los siguientes puntos:

  1. Reduce la supervivencia de las abejas por el sobre uso de los antibióticos
  2. Reducción de la flora intestinal de las abejas
  3. Nuestra floral intestinal
  4. Método de estudio

Asimismo, en nuestra tienda de Las Rozas de Madrid os ofrecemos la mayor variedad de mieles crudas de toda España y Europa:romero, tomillo, lavanda, brezo, manuka… También puede seguir leyendo sobre las abejas, en nuestro anterior artículo: Tipos de abeja en el mundo

1. Reduce la supervivencia de las abejas por el sobre uso de los antibióticos

Investigadores de la Universidad de Texas en Austin en Estados Unidos han encontrado que las abejas tratadas con los antibióticos usados comúnmente, tenían la mitad de probabilidades de supervivencia que las que no fueron tratadas. Un descubrimiento que podría tener grandes repercusiones tanto en la salud e las abejas melliferas, productoras de miel como de los hombres.

Los científicos han descubierto que los antibióticos eliminan todas las bacterias beneficiosas que alberga el intestino de las abejas, permitiendo una entrada fácil a los patógenos malignos. Asimismo, este hecho podría también suceder en los seres humanos, siendo también la puerta de entrada para otros organismos extraños. Por lo tanto, este último descubrimiento  nos pone en aviso sobre los perjuicios que pueden provocar un sobreuso de los antibióticos, pudiéndonos agravar enfermedades.

2. Reducción de la flora intestinal de las abejas

Este equipo de investigación de la Universidad de Texas de Austin de Estados Unidos, dirigido por el profesor Nancy Moral y el investigador postdoctoral Kasie Taymann, descubrieron que tras realizar el tratamiento con un antibiótico común, la tetraciclina, la flora intestinal de microbios del intestino de las abejas se redujo muy considerablemente, es decir, albergaban en sus intestinos menor cantidad de bacterias saludables, las cuales ayudan a bloquear y destruir patógenos malignos, promueven la absorción de nutrientes de la comida ingerida,  entre los beneficios más importantes que aportan esta flora intestinal a las abejas.

También encontraron en las abejas tratadas con antibióticos elevados niveles de Serratina, una bacteria patógena que ataca a humanos y a otros animales, indicándonos estos resultados que el incremento de mortalidad de las abejas podría ser el resultado de una pérdida de flora intestinal beneficiosa, la cual proporciona una defensa natural contra las bacterias malignas.

Una causa más del colapso de las abejas

Este descubrimiento tiene una gran relevancia para los apicultores y la industria agrícola, pues hace unos diez años, los apicultores de Estados Unidos empezaron a encontrar del invierno  sus colmenas muy diezmadas, a este fenómeno lo empezaron a denominar el colapso de la colmena. Colmenas que estaban en perfectas condiciones en otoño, y tras pasar el invierno, sólo quedaban la reina con unas pocas abejas obreras,es decir, una colonia con muy pocas posibilidades de sobrevivir. Este hecho afecta gravemente a la industria agrícola, pues deja a sus cultivos agrícolas sin polinizadores para polinizar las flores de sus cultivos. Asimismo, los amantes de la miel también se ven perjudicados, pues podría desaparecer las abejas y por tanto el manjar que ellas elaboran, la miel cruda.

En la actualidad, la comunidad científica cree que este fenómeno se debe a varias razones; exposición de los pesticidas, a la pérdida de hábitat e infecciones bacterianas y parásitos, fundamentalmente la varroa .  Ahora tras esta publicación, los científicos empiezan también a pensar que los antibióticos podrían jugar un papel importante en este fenómeno que está matando a las abejas productoras de miel en todo el mundo.

Según Moran, este estudio sugiere que con el uso de antibióticos estamos perturbando la flora intestinal de las abejas, siendo un factor entre otros que las podría hacer más susceptibles a las enfermedades y siendo otra de las causas del colapso de la colmena. Por lo tanto, los antibióticos podrían ser un factor subestimado que los investigadores deberían tener más en cuenta.

sobre uso de los antibióticos para las abejas

Foto 1: Tratamientos para las abejas

3. Nuestra floral intestinal

Merece la pena estudiar a las abejas mellíferas, las abejas utilizadas comercialmente para la producción de miel, y su flora intestinal, no solo por salvarlas y que no se extingan, sino por numerosas razones que vamos a ver a continuación: Primero, tanto las abejas como el ser humano poseen una flora intestinal, la cual aporta enormes beneficios para la salud, tales como la modulación del comportamiento, desarrollo correcto del organismo y el fortalecimiento del sistema inmune. Segundo, ambos tenemos una flora intestinal especializada, la cual sólo vive en el intestino huésped y es pasado de madre a hijo. Por lo tanto, comprender el funcionamiento de las abejas, ayudará a entender mejor nuestro propio cuerpo humano.

Volviendo al tema de los antibióticos. Los investigadores de dicho estudio, no están sugiriendo que la gente deje de tomar antibióticos, pues los antibióticos salvan vidas. Según ellos, lo que nosotros necesitamos  claramente, es que la gente los use sólo cuando los necesitas, pues el sobreuso de antibióticos puede aumentar las probabilidades de que se desarrollan infecciones  de organismos patógenos en nuestro cuerpo, al acabar con la flora intestinal beneficiosa que nos protege.

En la agricultura a gran escala de EEUU, los apicultores usan normalmente antibióticos en sus colmenas de abejas varias veces al año, con el fin de prevenir infecciones bacterianas que pudieran dispararse en las abejas adultas y las larvas de abejas.

El problema suele surgir con la aglomeración, si sólo hubiese unas pocas de cientos de abejas, la colmena no necesitaría tal vez el uso de antibióticos como preventivo, el problema surge con la aglomeración tan grande de abejas, que si un infección se expande rápidamente, podría acabar con todos las colmenas del apicultor, llevándoles a la quiebra de su negocio de venta de miel.

Un ejemplo de enfermedad que los apicultores previenen es la loque americana, pero como comenta Raymann, tras realizar esta investigación, lo que deberían los apicultores de reconsiderar es cuánto y con qué frecuencia deben usar ellos los antibióticos en sus colmenas de abejas productoras de miel.

4. Método de estudio

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores sacaron cientos de abejas de una colmena que llevaba bastante tiempo establecida sobre el tejado de un edificio de una universidad y las llevaron a un laboratorio. Aquí algunas fueron alimentadas con un sirope dulce con algo antibióticos y a otras sólo se le alimentaron con sirope. Para diferenciarlas, los investigadores las pintaron pequeños puntos de colores sobre las espaldas de las abejas a las que recibieron antibióticos y a las que no recibieron antibióticos no fueron pintadas.

Tras cinco días de tratamiento diario, las abejas volvieron a sus colmenas. Después de unos días en las colmenas. Los investigadores volvieron a recoger tanto a las tratados como a las no tratadas con el fin de contar cuantas seguían viviendo y  de igual forma tomar muestras de su flora intestinal.

Los resultados fueron los siguientes: alrededor de dos tercios de las abejas que no fueron tratadas estaban todavía presentes tras tres días de su reintroducción en la colmena, mientras que sólo un tercio de las tratadas con antibióticos estaban todavía presentes.

Con la intención de dar más peso a esta hipótesis de que las abejas tratadas con los antibióticos sufren de mayor mortalidad debido a una afligida flora intestinal que las hace más débiles contra la bacteria patógena Loque americana. Los investigadores llevaron a cabo otro experimento en el cual expusieron a las abejas tratadas con antibióticos a la loque americana y observaron mucha más alta mortalidad en las abejas tratadas con antibióticos que en las abejas no tratadas.

Estas investigaciones se han realizado en abejas melliferas productoras de miel, pero posiblemente no esté pasando a nosotros mismos cuando tomamos antibióticos, Raymann dijo. Yo pienso que nosotros debemos ser más cuidadosos con el uso de antibióticos.

Un grupo de biólogos de la Universidad de California de San Diego han demostrado por primera vez que un insecticida usado ampliamente en gran cantidad de cultivos agrícolas, los neonicotinoides, pueden perjudicar significativamente la capacidad de las abejas para volar. Una evidencia más que demuestra los enormes daños que están produciendo estos insecticidas a las abejas, afectando a su capacidad para polinizar cultivos y flores silvestres, a la producción de miel cruda y los efectos a largo plazo que tienen sobre las colonias de abejas.

Investigaciones previas habían demostrado que las abejas que ingerían estos pesticidas, los neonicotinoides, tenían menos probabilidades de volver a su casa, provocando el aumento de la desaparición de abejas pecoreadoras. Abejas que se dedican a recolectar las fuentes de alimento, néctar, polen y mielatos para alimentar a la colmena y para la elaboración demiel.

Un estudio realizado por los investigadores, Simone Tosi, investigador portdoctoral  de la Universidad California de San Diego en Estados Unidos, James Nieh profesor de biología y su profesor asociado Giovanni Burgio de la Universidad de Bologno en Italia, que fue publicado el 26 de abril del 2017 en la revista científica “Scientific Reports”  describe en detalle como los pesticidas neonicotinoides, exáctamente el thiamethoxam perjudica enórmemente a las abejas. El thiamethoxam se usa de forma usual en cultivos como el maíz, soja y algodón.

Para probar la hipótesis de como este pesticida perjudica la capacidad de volar de las abejas, dichos investigadores diseñaron y crearon un molino de vuelo ellos mismos, es decir, un instrumento para probar la capacidad de volar de las abejas. Esto las permitió analizar las formas de vuelo de las abejas bajo unas condiciones constantes y controladas.

Tras meses de prueba y recolección de datos, ellos descubrieron que bajo los niveles típicos de exposición de los insecticidas neonicotenoides, a los que están sometidas normalmente las abejas que pecorean las flores de los cultivos agrícolas, para alimentar a su colmena y la elaboración de miel cruda,  y aunque estén estos niveles por debajo de ser letales, los resultados mostraron con gran claridad los grandes daños que provocan a las abejas en su capacidad para volar.

Los resultados de esta investigación no dejan duda que la exposición a estos insecticidas a los que están sometidos las abejas durante el pecoreo, hacen un gran daño a la salud de las colmenas, alterando su capacidad de volar. Además, el desplazamiento con el vuelo es el única manera que tienen ellas para la recolección de su alimento, el néctar y el polen. Por otra parte, su capacidad de volar y polinizar flores es  crucial para garantizar la polinización de los cultivos, las plantas salvajes y la producción de miel cruda de nuestras colmenas.

asimismo, las exposiciones a largo plazo, sobre uno o dos días a estos pesticidas redujo la capacidad de las abejas a volar significativamente. Exposiciones a corto plazo, provocaron un aumento breve de sus niveles de actividad. Las abejas volaron más lejos, pero basándose en otros estudios anteriores, más erráticamente.

Según Nieh, profesor en la Unidad de Ciencias Biológicas de La Universidad de California de San Diego: “Las abejas que vuelan más erráticamente para distancias más lejanas disminuirían su probabilidad para volver a casa y no perderse por el camino”.

Los pesticidas no asesinan inmediátamente a las abejas normalmente, pero si tienen un efecto sutil que las va debilitando y cualquier otro factor añadido las puede matar con facilidad, como comentó en la publicación Nieh.

“Las abejas son organismo altamente sociales, de esta manera el comportamiento de miles de abejas es esencial para la supervivencia de la colmena”, dijo Nieh. “ Nosotros hemos podido demostrar que una dosis de insecticida a pesar de ser a dosis no letales, afecta a la colonia entera”.

Las abejas llevan a cabo papeles vitales en la naturaleza que son fundamentales para el ecosistema ecosistema; la polinización de cultivos agrícolas y plantas autóctonas. La disminución de población de abejas melíferas ha aumentado la consciencia en el mundo sobre los futuros impactos que provocarían en el medio ambiente, la seguridad de alimentos y el bienestar humano. Para los consumidores de miel de calidad, miel cruda, sería catastrófico.

Los insecticidas con neonicotinoides son neurotóxicos y están siendo usados en todo el mundo para una gran variedad de cultivos, incluidas frutas y vegetales que llenan todas nuestras fruterías. Los agricultores los diseminan a través de la atomización y aplicaciones en el suelo y las semillas. Evidencias de estos insecticidas se encuentran en el néctar, polen de las flores y el agua que las abejas recolectan para la elaboración de su miel y la alimentación de sus colmenas.

“La gente está empezando a concienciarse sobre los grandes problemas que están padeciendo las abejas. Su  estado de se salud está siendo dañado por la cercanía de los productos que son tratados para fines agrícolas e industriales”dijo Nieh. “La gran mayoría de las frutas y verduras que nosotros consumimos son polinizadas por las abejas».

El problema de las abejas es serio, y lo podremos solucionar siempre que exijamos a nuestros gobiernos que investigen y legislen a favor de las abejas. También nosotros deberíamos poner nuestro granito de arena, usando menos insecticidas y otros productos químicos que dañen a las abejas que usamos con frecuencia en nuestras casas y jardines. Otra de las cosas que podemos hacer es apoyar a nuestros apicultores locales consumiendo su jalea real, polen y miel cruda.

 

Fuente:

Revista científica internacional Phys Org. 26 de abril del 2017. Common pesticide damages honey bee’s ability to fly.https://phys.org/

Revista científica “Science Daily”. Overuse of antibiotics risk for bees, and for us. (Riesgos por el sobreuso de los antibióticos, para nosotros y las abejas) https://www.sciencedaily.com/

2 comentarios
  1. java
    java Dice:

    Ꮃonderfuⅼ blog! I found it while brօѡsing on Yahoo News.
    Do you have any suggestions on how to get listed in Yahoo News?
    I’νe been trying for a ᴡhile but I never seem to
    get there! Apⲣreciate it

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© Copyright 2018 - El Cortijuelo San Benito
WhatsApp chat