El aceite de oliva también se congela

Aceite de oliva virgen extra congelado

El color blanco con toques de verde fosforito que toma el aceite de oliva con las bajas temperaturas, es un proceso natural que surge cuando el aceite pasa su punto de congelación. Durante este proceso físico el aceite no pierde ninguna propiedad, y vuelve a su color habitual otra vez que supera su punto de fusión. Algunas personas se sorprender por ese color, y lo quieres asociar con la calidad o en algún extremo creen que puede haberse estropeado. Por lo tanto, el aceite de oliva es como cualquier otro producto que cambia de esta, y cuyo proceso se explica con más detalle a continuación.

Índice:

  1. Sin pérdida de propiedades
  2. Proceso de congelación
  3. Devolverlos a su estado original

Resumen: Durante los días fríos el aceite puede coger tonalidades mucho más claras y con toques fluorescentes, y esto se debe a que se solidifica al pasar su punto de congelación. Esto no tiene ningún efecto en sus propiedades, sólo en su aspecto. No obstante, en nuestra tienda de Las Rozas de Madrid tiene a su disposición una fantástica selección de AOVEs de las mejores marcas: Castillo de Canena, Oro Bailen, El Empiedro, Casas de Hualdo, etc.

Artículos relacionados: ¿Dónde comprar aceite de oliva virgen extra?

1. Sin pérdida de propiedades

El aceite de oliva como otros compuesto también se congela a partir de su punto de congelación, que es mayor que el del agua. Por esta razón, en la época de invierno con temperaturas frías lo vemos que coger otro color y se queda con una textura más sólida. Sin embargo, este cambio de textura y color no hace que pierda ninguna de sus propiedades ni cualidades gastronómicas. Asimismo, una vez que se eleva su temperatura, el aceite vuelve a su estado más común, su estado líquido.

Por lo tanto, el consumidor no tiene que tener ninguna preocupación por la congelación del aceite de oliva virgen extra, pues al congelarse no pierde ninguna de sus propiedades saludable.

2. Proceso de congelación

El proceso de congelación es un proceso físico que sucede con las bajada de las temperaturas y en el que pasa un compuesto líquido a un estado sólido. Dicho proceso no sucede de una forma homogénea en el aceite, como si ocurre con el agua. Por lo tanto, aquí os lo vamos a explicar de una forma sencilla.

El aceite de oliva con la bajada de temperaturas van formándose pequeñas bolitas como si fuesen de cera de color verde claro, las cuales se van posando en el fondo de la botellas, y algunas de ellas se quedan flotando en el mismo aceite.

está formado por diferentes compuestos que tienen distintos puntos de congelación.

El aceite de está formado mayoritariamente por triglicéridos, pero no son todos iguales. Dichas moléculas, son moléculas orgánicas que están formadas por una parte principal que es una molécula de glicerina a la que se le unen hasta tres moléculas de ácidos grasos. La variedad de ácidos grasos que tenga cada triglicérido, hará que tenga un punto de congelación, que puede ir desde los 0º o menos, hasta los 23º.

En el caso del aceite de oliva virgen extra, el ácido graso mayoritario es el ácido oleico, el cual empieza a solidificarse a temperaturas por debajo de los 5.5 ºC. No obstante, nos podemos encontrar con pequeñas bolitas o grumos a temperaturas inferiores a los 20 ºC, pues tienen otros ácidos grasos que se solidifican a temperaturas mayores.

3. Devolverlos a su estado original

Si queremos que el aceite coja su color más común y que vuelva a su estado original, debemos dejar el aceite en un lugar con temperaturas mayores a los 20 ºC. Cuanto más cálido sea el lugar, antes volverá a su color más común. No obstante, debemos protegerlo de temperaturas excesivas y de la luz, dichos factores dañan las propiedades del aceite de oliva.

 

Fuente:

Revista Aral. Revista de gran consumo

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *