Desodorantes sin aluminio ni parabenos

cuidado personal de una mujer

A los desodorantes se les acusa de provocar cáncer y otras enfermedades por que en su composición se encuentra aluminio. Asimismo, otros compuestos como los parabenos usados en desodorantes y otros productos de cosmética se les acusa de provocar también enfermedades. Sin embargo, ¿es cierto todo esto? ¿está probado científicamente?, ¿son los desodorantes cancerígenos? Vamos a estudiarlo y dar argumentos para tener un concepto mejor de la realidad y no basarnos en tanta campaña interesada para dirigir las ventas de una compañía a otra.

Índice:

  1. El uso del desodorante
  2. ¿Son los desodorantes cancerígenos?
  3. Alternativas naturales

Resumen: Parece ser que componentes de los desodorantes podrías ser cancerígenos. Componentes que según algunos investigadores así lo creen y otros no.Asimismo, en nuestra tienda de Las Rozas de Madrid le ofrecemos una gran variedad de productos de cosmética; cremas, geles...

Otros artículos de interésCosmética Natural casera

1. El uso del desodorante

El desodorante, un artículo de belleza que se suele utilizar diariamente y sobre todo en verano, tiene el fin de eliminar el mal olor que provoca el sudor. Pero ¿qué es el sudor?, ¿qué provoca el mal olor? y ¿es perjudicial para la salud?

Empezando por el origen del sudor. El cuerpo humano controla su temperatura interna y lo refrigera por la piel a través de la expulsión de un líquido transparente, llamado sudor. El sudor contiene mayoritariamente agua y en muy pequeña cantidad, sales minerales y otras sustancias.

El mal olor no procede del sudor, ya que este es incoloro e inodoro, sino de los desechos de la digestión de los millones de bacterias que se encuentran en la superficie de la piel. Estas bacterias se alimentan del sudor, y al digerirlo, eliminan gases de desecho, siendo los causantes del mal olor.

mujer echándose desodorante

Foto 1: Mujer usando desodorante

2. ¿Son los desodorantes cancerígenos?

Los desodorantes eliminan estos malos olores, al matar o reducir la población de bacterias  que viven en la piel de las axilas. Además, suelen aportar un perfume para mejorar el olor. El problema está en que muchos desodorantes contienen cloruros de aluminio, parabenos y otros componentes derivados del petróleo que podrían penetran en nuestro organismo y se les asocia con el desarrollo del cáncer y el alzhéimer. Aunque existe algún artículo que corrobora esta tesis, la mayoría de los científicos no han encontrado ningún indicio que indique que el uso de desodorante aumenta el riego de sufrir dichas enfermedades o que las provoque.

Por otra parte, el mal olor provocado por el sudor puede también ser modificado, como indican nuevas investigaciones realizadas por la Universidad de Oregón, con la ingesta de alimentos que contengan bajo contenido de colina, un nutriente esencial. Por lo tanto, la ingesta de alimento bajo en colina, como: las verduras (coles, pepinos, tomates y zanahorias), frutas (fresas, melones, peras, piñas y plátanos, y especialmente la naranja y el limón) reducen el mal olor corporal.

Además, otro estudio publicado por la revista Chemical Sense, demostró que las personas que no comen carne roja, tienen mejor olor corporal que los que si tienen una ingesta de carne roja.

a) Otras investigaciones

Los desodorantes comerciales indican en sus ingredientes sus componentes. Entre la lista de ingredientes activos es común encontrarnos sales de aluminio, cloruro, sulfato,
clorhidrato, aunque el zinc, el circonio y otros compuestos químicos. Entre los efectos que provocan en nuestra piel son muy similares a los limpiadores faciales. Estos contienen astringentes que inflaman y coagulan la proteína en la piel, con el objetivo de reducir los poros por los cuales se descarga el sudor. Asimismo, el aluminio tiene un efecto muy negativo en la piel

En resumen, indicamos que toda la información expuesta procede de libros y blog de confianza. Por lo tanto, cualquier decisión que tome, puede consultar siempre a su médico de confianza.

3. Alternativas naturales

En primer lugar, recomendamos siempre la limpieza para combatir el sudor y los malos olores. Por lo tanto, un baño o ducha diaria es fundamental. Preferiblemente que esta sea por la noche. Asimismo, recomendamos tomar al menos dos litros de agua al día. Ya que de esta manera ayudaremos a conservar limpia la corriente sanguínea y soltaremos sudor con menor concentración de desechos.

En el caso de usar un desodorante natural, un limón cortado por la mitad y frotado en la axila es una fantástica idea. Si desea algo más elaborado y preparado, también puede encontrar en alguna tienda naturista o ecológica.

 

Fuente:

Periódico americano Washington Post https://www.washingtonpost.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *