Como educar bien a los hijos

Todos los padres desean que sus niños sigan una dieta equilibrada, que sus hijos se coman sin rechistar el brócoli, las ensaladas con su buen aceite de oliva virgen extra, que sustituyan el azúcar por la miel. Sin embargo, este esfuerzo muchas veces se convierte en frustración.

Si fuera por los niños y adolescentes, ellos siempre se alimentarían de sus platos preferidos, las patatas fritas, piza y pasta y por otra parte apenas tomarían productos tan esenciales para una dieta equilibrada como las coles de Bruselas y las espinacas.

Más información sobre las dietas, en Cuanta grasa o aceite debe contener nuestra dieta

¿Cómo educar bien a un hijo?

Sociólogos y psicólogos dedican sus esfuerzos en el estudio de técnicas que llevan a los jóvenes y niños a alimentarse de una manera saludable, que sigan la dieta mediterránea con su aceite de oliva virgen extra. El sociólogo Brian Wansink de la Universidad de Cornell, en Estados Unidos ha descubierto que muchos jóvenes toman alimentos saludables cuando los encuentran con una presentación atractiva y son fáciles de comer.

Por ejemplo, si en un bufete se colocan las manzanas y plátanos al principio, y los pasteles al final, lo jóvenes toman la fruta con más frecuencia. Los jóvenes suelen elegir también la guarnición que ya viene elegida en el plato principal, aunque tengan opción de seleccionar guarniciones menos saludables como las patatas fritas, es decir, toman la ensalada en vez de las patatas fritas si ya les viene en el plato.

¿Patatas fritas o manzana? Aquí está la pregunta.

A los jóvenes se les puede empujar a seguir hábitos de alimentación más saludables de una manera inconsciente, dicho con otras palabras, se les puede dar un empujón para meterles en el buen camino. ¿Pero esto mismo se puede hacer con los niños?

Wink junto a su colega David Just realizaron la siguiente investigación para dar respuesta a esta pregunta. Ellos sirvieron alitas de pollo, su comida favorita, a un grupo de niños de unos 8 años de Nueva York en un campamento de vacaciones. Como guarnición a estas alitas, a la mitad de los niños se les dio una manzana sin pepitas, la versión saludable y a la otra mitad patatas fritas. A ambos grupos se les dio la opción de pedir otra guarnición tanto la saludable como la menos saludable.

El deseo por lo rico es muy grande.

Nutricionistas quisieron saber, si los niños que se les dieron trozos de manzana son conscientes que la guarnición que les toco era la saludable y si preguntan por las patatas fritas o si verdaderamente se quedan con la opción saludable. Esta última opción más saludable es con la que se quedaron los adolescentes en los estudios anteriores.

El comportamiento de los niños sorprendió a los investigadores, pues casi todos los niños que se les ofreció la manzana, quiso preferiblemente patatas fritas. Los niños del estudio no se dejaron llevar tan fácilmente para elegir la guarnición saludable, como a los adolescentes. Por lo tanto, ¿a qué se debe esto?

Según David Just, la atracción de los niños por sus platos preferidos, como las patatas fritas es muy grande. Estos estudios demostraron que los niños no tienen ningún miedo para cambiar de plato. Además, a los niños se les dio muchísimo tiempo para que tomasen la decisión si querían otra guarnición.

La  fruta en trocitos atrae más.

Según Alexandra Logue, socióloga economista de la Universidad de Nueva York y autora del libro “La psicológica del comer y el beber”, una razón por la que casi todos los niños decidieron tomar patatas fritas en vez de manzana, podría ser por la influencia de los otros niños, es decir, los niños comen verduras si s su amigos también las comen, pues ellos están muy influenciados por lo que ven.

Estudios anteriores nos aportan algunos trucos para que los niños coman saludablemente, como suministrar a los niños la fruta pelada y en trocitos pequeños. Según estos estudios, si en el colegio se suministra la fruta de esta manera, su consumo aumenta en un 70 %.

Otro truco es  recompensar a los niños con patatas fritas una vez que hayan comido una manzana, de esta manera comerán más fruta y menos patatas fritas.

Darle a la comida nombres graciosos

Otro truco de los sociólogos es dar a las verduras y frutas nombres graciosos. Según investigaciones, este truco consigue aumentar el consumo de verduras en un 100 %.

Desde El Cortijuelo de San Benito pedimos a todos los padres de familia que alimenten a sus hijos con productos saludables y que sigan la dieta mediterránea rica en aceite de oliva virgen extra. Además sustituyan el azúcar por la miel como edulcorante más sano. Debido a que la alimentación en las primeras etapas de un niño es muy importante y es en este momento cuando tomar por costumbre llevar pautas saludables a lo largo de su vida.

¿Cómo educar a un hijo adolescente?

Cómo educar a un hijo sin gritos?

 

Fuente:

El periódico Die Welt: http://www.welt.de/

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *